Descripciones, interpretaciones y alucinaciones

Es frecuente observar en la producción plástica mundial una especie de obsesión: la idealización estética de los personajes históricos.  Claro, esto resulta lógico a la vista de la postura de Bourdieu; la cual considera que los bienes simbólicos tienen una “carga” de las ideologías político estéticas de quienes los producen y consumen. Un caso común es la representación de Jesucristo, pero hay casos más peculiares que incluso han estado frente a nosotros durante toda la vida como el muy frecuentado Hernán Cortes.

En los libros de texto de la primaria era frecuente encontrar esta imagen:

Hernan_Cortés

Pero conozcamos una breve descripción  -también matizada- de uno de sus correligionarios: Bernal Díaz del Castillo.

La color de la cara tiraba algo cenicienta, y no muy alegre, y si tuviera el rostro más largo, mejor le pareciera, y era en los ojos en el mirar manera (sic) que las barbas, y tenía los ojos algo amorosos, y por otra parte graves; las barbas tenía algo prietas y pocas y ralas, y el cabello, que en aquel tiempo se usaba, y era cenceño y de poca barriga y algo estevo”.

Con este breve fragmento, Bernal nos regala una visión romántica pero menos sacralizada. ¿Donde quedó la tupida barba símbolo de estatus durante esos siglos? En el texto son pocas y ralas. Continuemos:

“Oí decir que cuando mancebo en la isla Española fue algo travieso sobre mujeres, y que se acuchilló algunas veces con hombres esforzados y diestros, y siempre salió con victoria; y tenía una señal de cuchillada cerca de un bezo de abajo…. Y cuando estaba muy enojado se le hinchaba una vena de la garganta y otra de la frente; y aun algunas veces, de muy enojado arrojaba un lamento al cielo… Los vestidos que se ponía eran según el tiempo y usanza, y no se le daba nada de traer muchas sedas y damascos, ni rasos, sino llanamente y pulido”

Definitivamente, nos alejamos del “caballero de brillante armadura” y damos cuenta de una persona pragmática, allegada a la vida castrense. Sin embargo, a pesar de los graves problemas que tuvo durante su vida con integrantes de la corte española, a la larga, Cortés se convirtió en un elemento iconográfico que se manifiesta hasta la fecha. Para  dar cuenta de su importancia para España, e incluso para la plástica mexicana algunos ejemplos:

hernan-cortes Detalle de medallón. Plaza Salamanca.

hernan-cortes-1 Timbre postal.

1935-500ptas-billete

Billete del año 1935. Anverso.- Hernán Cortés y palacio del conquistador en México. (Grabado de Camilo Delhom). Reverso.- Hernán Cortés quemando sus naves. (Cuadro de Francisco Sans Cabot).

1940-historia2-peseta Billete de 1940.

1992-1000ptas-billete Billete conmemorativo de 1992.

Algunos artistas mexicanos han desacralizado la imagen idílica de Cortes.

bigorosco

250px-Orozco_Cortes_GDLMurales. José Clemente Orozco.

La Conquista - Cortez's TaxesMural (fragmento) Diego Rivera.

“Era algo poeta, hacia coplas en metro y prosas, y en lo que platicaba lo decía muy apacible y con muy buena retórica”.

¿Será? Nadie lo sabrá jamás.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Diego Garciarivas. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Descripciones, interpretaciones y alucinaciones

  1. ambar amarillo dijo:

    Creo desde la perspectiva de Bourdiue no sólo España ” debería” rendir homenaje y pr tanto exaltar la iconocgrafía del personaje sino que debían hacerlo Inglaterra, Holanda y otros países altamente industrializados.
    Para el primero significó el contro de un nuevo continente, millones de subditos y la extracción de cuantiodas canitdades de platem
    Mientras que para los otros dos, de manera indirecta, vía España, dio la posibilidad de lograr la acumulación originaria de capital que daría impulso al desarollo capitalista.
    En cuanto a la plástica mexicana, en especial la muralsita, creo que lo representó sin embargo el ánimo en los diversos artistas fue diferente, Orozo en una postura respetuosa, de igualda, en el caso de Diego como es evidente en un tono sarcástico.
    Te envio en unrato las representaciones de Cortés en algunos códices del XVI, otra visión.

    un abrazo enorme.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s