Muerte a la mexicana

 

 

Cuando observo alguna imagen de origen prehispánico, recuerdo que hace veinticinco años me angustiaba la idea del vacío -horror vacui, según los mayas- y la muerte. Hoy ninguna me quita el sueño pues, en todo caso, ambas representan el fin y el comienzo, la contradicción que no se puede negar ni suprimir. Ahora cuando miró comprendo el dualismo; lo que otorga sentido a lo terreno y lo sagrado: el choque de fuerzas antagónicas que resuelve el enigma del ser. Estoy de acuerdo con Paul Westein cuando mencionaba que “en el fondo del mundo precolombino no existe el ser… sino un estado transitorio entre nacimiento y muerte… una incesante destrucción de las épocas del mundo”.

 

Sahagún en su Historia general de las cosas de Nueva España, describía que nuestros antiguos creían que los muertos “despertaban de un sueño en que habían vivido”. Después de ellos, después de muchos siglos hubo mexicanos que expresaron a través de las artes populares que esta vida se edifica y disuelve irónicamente como un espejismo: los litógrafos. Aquellos del taller de los plebeyos, que bajo la tutela e imprenta de Antonio Vanegas Arroyo fundada en 1880 -sin mayores pretensiones estéticas- registraron las creencias populares, sus supersticiones y apetencias. Una empresa colectiva en la que Rangel y Valadez, Manuel Manilla y José Guadalupe Posada, le dieron con singular alegría al buril de acero y el ácido corrosivo.

De todos, fue Lupe quien plasmó en su obra valores plásticos pre-cortesianos: equilibrio de los claros y oscuros en relación a la superficie y el movimiento. Diego Rivera hace una de las mejores referencias del grabador que se hayan escrito: “Posada: la muerte que se volvió calavera, que pelea, se emborracha, llora y baila… la muerte como calavera de azúcar, la muerte para engolosinar a los niños mientras los grandes pelean y caen fusilados… la muerte parrandera que baila en los fandangos y nos acompaña a llorar el hueso en los cementerios, comiendo mole o bebiendo pulque junto a las tumbas de nuestros difuntos… todos son calaveras, desde los gatos y garbanceras, hasta Don Porfirio y Zapata, pasando por todos los rancheros, artesanos y catrines, sin olvidar a los obreros, campesinos y hasta los gachupines”.

Hoy, como nunca la Catrina me hace olvidar y reírme de mis temores pueriles; recordar lo que regía la concepción de los dioses, de la naturaleza y el arte hace quinientos años; lo que somos y destruiremos en un santiamén mañana; a Tezcatlipoca, Quetzalcóatl y Tlaloc combatiendo a garra limpia por obtener triunfos que se convirtieron en nuevas creaciones; del sincretismo de conquistadores y sometidos. Si a ustedes también les recuerda algo, seguramente estarán dispuestos a entrarle al guateque, rumba y danzón de la existencia; a transitar por el exquisito sueño que es la vida y despertar algún día para encontrarse una vez más con la muerte que nos espera vestida con sombrero, charol y lentejuela.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Diego Garciarivas. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Muerte a la mexicana

  1. Perravida dijo:

    Ohhh este mi adorado tormento!!!
    Ayyy de mi que soy muerto!!!!
    Dame la muerte chiquita, dame la muerte pequeña…!!!

    La huesuda, la tilica, la parca, la Doña…te preguntaste alguna vez porque la MUERTE la pensamos como MUJER? Mis respuestas me conducen a creer que “ella” se convierte en la dadora de vida, en madre, pero ella tambien la quita…

    Interesante…porque no le rascas a la idea del Mictlan que tiene un chorro de simbolismos que los curas aprovecharon para la evangelización en México…Cielo, infierno, pecado atravezó por una aculturación muy cabrona para atorarse a los indígenas y seguir explotandolos…

    Ahhh la religion…opio de los pueblos
    Ahhh el Vaticano, la gran coorporacion de intereses espurios…

    CAtrina 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s