Cabaret 50

para Amelia, mi abuela: quien se regodeaba con la vida sin alardear de ello.

Seré austero. Pasé algunos días navegando sobre la indiferencia que existe en las sillas de acrílico desgastado de los hospitales públicos; lo que mermó un poco mi juicio y frases domingueras. Por lo tanto, sólo les telegrafiaré breves referencias del lugar preferido para retozar cuando el mutis se hace presente en mí por largos periodos: el Cabaret 50. Para los que no lo conocen, basta sacar cualquier mapamundi –sí, esos mapillas mal trazados e impresos en papel bond que nos pedían en la primaria– y recorrer con el dedo de oriente a poniente y viceversa la zona que delinea el Trópico de Cáncer para ubicar la tierra y el mar que contienen las paredes de aquel lugar. Es un palacio nocturno que hace a manera de epicentro, de imán de las diosas de ébano, de los dioses de la composición e interpretación de la rumba, chachacha, danzón, mambo, guaguancó, conga y cuando el apreciable público lo apetece, de desequilibrados boleros de Celio González, Flaco de Oro y Toña la Negra.

Lo frecuentan de ocho por ocho: pérfidos, virtuosos, damas con y sin caché, zarrapastrosos, dandis, incautos, intramusculares, temerarios y crepusculares sin importar el santoral, la semana nacional de vacunación, el día de la bandera o el cumpleaños de la Virgencita de Guadalupe. Tal constancia se debe a su excelente programa, a que la entrada es libre, los daiquiris sobre la barra de caoba abundan, la poesía fluye a pasto y las manifestaciones del deseo se contienen a límites salvajes.

Para muestra, les comparto íntegramente el programa de la próxima semana que incluye dos estrenos formidables “Noches de Primavera” y “La Fiebre del Mambo” a cargo del cara de foca Dámaso Pérez Prado, acompañado de su orquesta bajo la dirección de Chano Urueta, con veintidós solistas y veinticuatro Mamboleras en escena, en un mano a mano con Beny More y el negrito Chevalier; así como un elenco totalmente nuevo que incluye la actuación especial de las grandes vedetes de México y América: Rosita Arenas, Meche Barba, la mamita linda Rosa Carmina, Yolanda Montes Tongolele, Ana Bertha Lepe, Silvia Pinal, Regina Torné, Yolanda Varela, la cubanísima Ninón Sevilla, Rosita Quintana, Zulma Fayad, Mapy Cortés, Fanny Cano, Kitty de Hoyos, Antonieta Pons, la sensual Evangelina Elizondo, Amalia Aguilar, Rosita Fornés, Su Mui Key, Lilia Prado, Paloma Sosalle –¡uuufff!–, Martha Roth, Lupe Vélez, Ana Luisa Peluffo, Lorena Velázquez y la Kalantán. ¡Alá, Buda, Tezcatlipoca Rojo, Gran Chuchín, Shiva, Diego Armando Maradona, denme fuerzas!

Entenderán ahora por qué el Cabaret 50 ha sido mi remanso; la trinchera contra la metralla de la afonía, contra la guerra sin tregua que se libra entre la ausencia de un ser humano y el hambre de crear. Cuando gusten, los puedo invitar, al cabo soy dueño y administrador del multiétnico changarro. Sólo deberán traer cierta suma de nostalgia, tolerancia, diversidad y el último electrocardiograma firmado al calce por su médico de desconfianza. Los espero, serán bienvenidos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Diego Garciarivas. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Cabaret 50

  1. Perravida dijo:

    A un año de que nos dejó.
    Mil besos y un recuerdo sentido de Amelia.
    ¿Sabes que es lo que mas recuerdo de ella? Sus ojos y la facilidad con la que te desnudaba con una mirada.

  2. Perravida dijo:

    Gracias por limpiar el tiradero que le deje en su blog tan ordenadito como siempre 😛

  3. Perravida dijo:

    esa era la idea …en fin crees que lo pueda mejorar?

    Tal vez le cambie el formato de poesía y lo convierta en un cuentito breve, siento que la narrativa se me da más… nahhh solo lo hago por diversión. Si hay alguien que le agrade pos la neta yo con eso me conformo y si no, tampoco importa no escribo para los otros escribo para mi, eso lo aprendí muy bien de ti 😛

    Me nacieron unas ganas terribles de ponerle texto a la imagen que me mando Jose Jorge porque estuvo sacando algunas cosas en la Jornada sobre los iconos de la cultura popular mexicana…y pos como ya sabía que si subía tu texto me hibas a acusar de plagio; así pues decidí solo poner musica de la sonora santanera 🙂

    besitos Don Diablo

  4. Diego Garciarivas dijo:

    Ya chequé tu post, pero la neta no me latió, mucho chiché y letras perdidas de la Santanera.

  5. Perravida dijo:

    DAle una visitadita a mi blog…hoy hay una entrada que tiene mucho que ver con esta

    besos perrunos

  6. Perravida dijo:

    YA´STAS se declaro cliente preferente!!!
    Yo si le entro, hago reservación para la mesa del centro a la izquierda, pa´tomar un mojito y poder bailar mambo!!!

    Al cabo que ya tengo mis medias de seda, mi vestido de terciopelo azul celeste y mis zapatos de charol!!!

    Te felicito por abrir este imaginario tan particular, aqui nomás entra pura belleza y a los caballeros que asistan no tiren sus colillas en el piso que las damitas nos quemamos los pies!

    😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s