Una de corsarios, bucaneros, piratas y otros ñeros

En el mar la vida es más sabrosa, canta la posmoderna e internacional Sonora Santanera; canción que hace cinco siglos hubiese parecido irrazonable. Y es que en el siglo XVI comenzaba la carrera por la revancha y la rapiña en los mares del norte de África, en el Atlántico Norte, el Mediterráneo oriental, las costas del pacífico y el Caribe. Iniciaba la era tragicómica de los filibusteros, corsarios, bucaneros y piratas de las naciones excluidas en la repartición del mundo que hiciese el Papa Alejandro VI a través de la Bula Alejandrina y el subsiguiente Tratado de Tordesillas; los cuales daban la hegemonía sobre las riquezas del nuevo mundo a españoles y portugueses.

La piratería, es un tema con muchas aristas como lo explica Álvaro Marín en su texto inédito “Los piratas caribeños y mediterráneos en la historia y el arte”. “La piratería fue una forma que tuvieron los países europeos pobres en contrarrestar al coloso Español… sirvió para acelerar la acumulación originaria del capital y potenciar el desarrollo capitalista de los países que se atrevieron a practicarla… permitió en plazos muy breves, acumular conocimientos técnicos y científicos sobre astronomía, geografía, cartografía, navegación a vela, aprovechamiento de las corrientes marinas, conservación de alimentos, anatomía humana, cirugía, antropología e idiomas… dio lugar a numerosas obras literarias del más alto nivel, generó discusiones teológicas, jurídicas y de derecho internacional público y privado en su momento”.

En la vorágine de la piratería internacional, nuestro país vivió diversos episodios desde la época de Hernán Cortés; comenzando en 1521 con el robo de dos carabelas por parte de Jean Fleury “Juan Florín”, que mandaba el conquistador a su emperador –botín según dice la anécdota improbable, era parte del tesoro de Moctezuma–. En 1568, John Hawkins intentó atacar el puerto de Veracruz, pero los españoles arremetieron contra su flota y tomaron el barco Reina Isabel I, el Jesus of Lϋbeck, el Angel y Swallow. Las tropas capturaron a setenta y ocho fugitivos ingleses que fueron entregados y achicharrados por el Tribunal de la Santa Inquisición. Por el año 1597 filibusteros de William Parker invadieron Campeche. Durante el año de 1615, el almirante holandés Joris Van Speilberg entró a Acapulco a canjear prisioneros españoles con agua y alimentos pero fue rechazado y el 18 de octubre siguiendo la costa del pacífico mexicano fue atacado por la guarnición jalisciense de Sebastián Vizcaíno.

Podría enumerar decenas de episodios más, algunos en contra de Quintana Roo, Campeche, Yucatán y Tampico, dirigidos por piratas locales como Diego el Mulato o mujeres como Mary Read y algunos con nombres insuperables como Rock el brasileño. Sin embargo, puedo escribir que los piratas me dejan en claro una cosa: se puede resistir a las épocas en las que el fanatismo religioso, económico e ideológico, oprimen. Se puede desafiar lo “políticamente correcto” como lo demostró la Cofradía de los Hermanos de la Costa; quienes desde la isla Tortuga, dictaron cuatro leyes inmejorables en contra del imperio: 1ª Ley “Ni prejuicios de nacionalidad ni de religión”; 2ª Ley “No existe propiedad individual”; 3ª Ley “La cofradía no tiene la menor injerencia en la libertad de cada cual” y 4ª Ley “No hay código penal, las querellas se ventilan de hombre a hombre”. ¡Que valientes aquellos don Simón!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Diego Garciarivas. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Una de corsarios, bucaneros, piratas y otros ñeros

  1. Perravida dijo:

    : ) Gracias por la invitación…sobra decir que la acepto y que queda abierta para marzo…

    Visita mi blog diablito…dijiste que harías comentarios y yo no veo ni uno ]: -(

    besos

  2. Diego Garciarivas dijo:

    Inmejorable oportunidad. Si redactas un texto por favor pásalo para postearlo en este blog.

  3. Perravida dijo:

    Oye por cierto…por ahí tengo a cierta personita que sí es tataranieta de un pirata!!!
    Y tiene antiguedades, cosas raras…ella es de Veracruz…me encantaría sacar fotos a todas sus chacharitas y reconstruir la vida de su tatarabuelo!!!…A ver si se me hace para semana santa.

    Muchos besos diablito.

  4. il.diavolo dijo:

    cÓMO NO acordarse, también recordando a personajes literarios mencionaría a Sandokan, el tigre de malasia, el gran Sakem, el Rey de los corsarios , el corsario negro, el tigre de mompracem etc. Traté de generar un texto con base en personajes históricos, los cuales quizá tuvieron vidas más audaces que las novelas de Emilio Salgari.

  5. Perravida dijo:

    que bello texto! Me acordé de Sandokán…yo creo que tu tambien..besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s