Puro mole de guajolote

El estridentismo me atropelló hace años con la intensidad del metrobus. Yo desconocía completamente su existencia hasta que accidentalmente tropecé con una pila de libros. Al ordenar el desgarriate que había provocado, me llamó la atención un libro de pastas amarillentas, se titulaba “El movimiento Estridentista”. Lo comencé a leer una semana después, cuando lo terminé me sentía como un perro suelto en el Circuito Interior: asustado y con ganas de morder al que quisiera evitar que me arrollaran. El autor de aquel documento era Germán List Arzubide -hasta la fecha, me siento un canino al encontrar literatura de los llamados “movimientos de vanguardia”-.

Fue en 1921, cuando Manuel Maples Arce atrincherado en el “Café de Nadie” sacó a la luz pública el Primer Manifiesto Estridentista. El documento constituía una declaración subversiva en contra de las expresiones literarias, estéticas y el folclorismo  del incipiente régimen post revolucionario. Sus tácticas eran la poesía y diversas expresiones artístico-estéticas que iban de la escultura y música al teatro guiñol. Lo anterior provocó la aparición de una larga lista de enemigos entre los que destacaban “Los modernistas”. En palabras del mismo Manuel “El Estridentismo no es una escuela, ni una tendencia, ni una mafia como las que aquí se estilan; el estridentismo es una razón de estrategia. Un gesto. Una irrupción”.

Podría seguir enumerando características políticas, sociales y culturales  de dicho movimiento; incluso cada uno de los personajes que lo integraron merecen un texto aparte. Sin embargo, creo que hacerlo sería ahogar sus palabras enérgicas y rebeldes en aguas poco profundas y turbias; por lo que prefiero compartirles directamente la poesía de dos insignes estridentes.

Germán List. TítuloEstación”. Artículo lo. Hay que tocar el piano en la balsa de los andenes. Mientras las locomotoras bufan su impaciencia las arañas tejen sus telas con hilos de música para apresar la mariposa eléctrica/  La mecedora sube por los peldaños de las notas y un pájaro se deshila en una obertura fascista, me perdí en la noche lamida de sus medias/ ¡Cómo pesa este techo!/ Allá fuera una rosa está pidiendo auxilio y pensar que los postes se mueren de fastidio/ Einstein no ha descubierto quién inventó las moscas/ Era tan jugosa de imposibles su boca/ Al fin sus manos se hicieron pedazos. Pero a pesar de todo un grillo da su conferencia interceptando el mensaje crispado de las estrellas.

Maples Arce. Título “Saudade”. Estoy solo en el último tramo de la ausencia y el dolor hace horizonte en mi demencia/ Allá lejos, el panorama maldito/ ¡Yo abandoné la Confederación sonora de su carne! Sore todo su voz, hecha pedazos entre los tubos de la música!/ En el jardín interdicto -azoro unánime- el auditorio congelado de la luna/ Su recuerdo es sólo una resonancia entre la arquitectura del insomnio/ ¡Dios mío, tengo las manos llenas de sangre!/ Y los aviones, pájaros de estos climas estéticos, no escribirán su nombre en el agua del cielo.

Eso es todo mis poetas ¡Apagaremos el sol a sombrerazos! Viva el mole de guajolote! 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Diego Garciarivas. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Puro mole de guajolote

  1. Diego Garciarivas dijo:

    Si quieren ver un impreso del tipo original del Primer Manifiesto Estrindentista, dense una vuelta al Museo Nacional de la Artes y aprovechan para ver la retrospectiva del Grabado en México de 1920 a1950, muy recomendable, hay en particular unos de Clemente Orozco que sencillamente no tienen mother.

  2. Diego Garciarivas dijo:

    En lo particular, me gusta el contenido de los cinco manifiestos, claro que unos son más radicales que otros y tiene mucho que ver con el nivel de participación política que tuvieron sus integrantes. Especialmente, es interesante la postura y apoyo de List Arzubide al Sandinismo y el movimiento socialista internacional. Ni hablar de la roducción de grandes compositores . como Silvestre Revueltas y compañia. Considero que el Estridentismo fue en su tiempo -y sigue siendo- una real vanguardia mundial y que sería interesante escribir de sus “hermanos” como el Futurismo Italiano, será para la otra.

  3. Ana dijo:

    Los estridentistas jugaron un papel importante en los años 20 en nuestro país, como muchos otros movimientos iniciaron con un llamado a trastocar la producción artística que la precedió para ello en el Segundo Manifiesto hicieron explícita su visión que trascribo a continuación:rimero.- Un profundo desdén hacia la ranciolatría ideológica de algunos valores funcionales, encendidos pugnazmente en un odio caníbal para todas las inquietudes y todos los deseos renovadores que conmueven la hora insurreccional de nuestra vida mecanicista.

    Segundo.- La posibilidad de un arte nuevo, juvenil, entusiasta y palpitante, estructuralizado novidimensionalmente, superponiendo nuestra recia inquietud espiritual, al esfuerzo regresivo de los manicomios coordinados, con reglamentos policíacos, importaciones parisienses de reclamo y pianos de manubrio en el crepúsculo.

    Tercero.- la exaltación del tematismo sugerente de las máquinas, las explosiones obreriles que estrellan los espejos de los días subvertidos. Vivir emocionalmente, palpitar con la hélice del tiempo. Ponerse en marcha hacia el futuro…“
    Aunque utiklizaban sus propios conceptos creo que es posible entender el porque de su postura y de lo que produjeron.

  4. Perravida dijo:

    …y pensar que lo leimos casi a la par…
    gracias por hacerme rememorar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s