Una historia con Z

Conocimos a Cristobal Tabares, Don Cris para los cuates, cerca de la laguna Mitla, ubicada en los alrededores de Coyuca de Benítez, Costa Grande de Guerrero. Éramos media docena de citadinos bebiendo chilate bajo la sombra de un encino con faldas de lámina oxidada. Don Cris caminaba por una vereda cercana y al notar nuestra presencia lanzó una mirada de complicidad que sólo los viejos muy avezados sobre asuntos de la vida poseen. Traía bajo el brazo una guitarra de barniz amarillento y desgastado, sombrero de palma ligeramente ladeado, guaraches y ropa de algodón tan ligera como roída.

Uno de mis amigos le gritó –oiga Don ¿no quiere tomarse un chilate? Cristobal asintió con la cabeza y esbozó una sonrisa –gracias joven, pero si fuera mucho pedir ¿no tendrán ustedes un poco de mezcalito? Inmediatamente alguien comenzó a zarandear, como si fuera monaguillo con una campana, una garrafa de mezcal de pechuga –órale pues, acérquese que traemos esta agüita vaciladora. La risa se esparció entre todos y comenzó la comunión con Don Cris. Después de beber un par de tragos, nos dijo con tono festivo  –bueno muchachos, como veo que son gente de buena lid, les voy a cantar unos corridos de mi comandante Lucio, el profe Lucio Cabañas.

Entonces tomó la guitarra entre sus manos como si fuese una amante adolescente y su rostro antes arcaico y arrugado se llenó de gozo, un gozo que nosotros tan alejados  de la realidad de aquel lugar al pie de la sierra quizá nunca sentiríamos. Empezó a rasgar las cuerdas enérgicamente, las cuales vibraban entre sus dedos curtidos por el sol hasta casi reventar. De su voz serena salían palabras que más que un corrido eran el sonido mismo de la rebeldía, la marisma, la selva y la montaña:

Tanques de guerra y aviones / se encumbran por esa sierra, / buscando a Lucio Cabañas, / que está acabando al gobierno. / Lucio tiene sus motivos / y está apoyado en el pueblo.

Les grita Lucio cabañas: / ¡voy a darles la batalla! / Yo no le temo al gobierno, / también traigo buenas armas. / Yo represento a Genaro / y he de morir en la raya.

Eso fue hace unos diez años. Espero que Don Cris siga  vivo y cantando. Desde entonces me interesé un poco por el género musical del corrido y sus posibilidades como fuente histórica. En este lapso me despojé de prenociones y descarté por completo la visión de que sólo son “piezas folklóricas”. Un ejemplo muy claro de lo anterior puede ejemplificarse con un brevísimo análisis de la figura del “héroe popular” desde las épocas del zapatismo –dato curioso, el abuelo de Lucio, fue un general zapatista: Pablo Cabañas Macedo- hasta el narcocorrido. Una revisión que nos permite dar cuenta de los cambios profundos de los intereses de un México que en ocasiones deriva y que podríamos titular: De Zapata a Los Zetas.

Los antecedentes del corrido pueden ubicarse en el siglo XIX. Surgió principalmente en el centro del país, para después expandirse al norte y sur del territorio; adquiriendo matices regionales que marcaron la pauta en el futuro. Un caso muy concreto de los distintos estilos dentro del corrido es el denominado “la bola”; el cual tiene una “lógica” narrativa más apegada a la tradición poético musical indígena que con las métricas y melodías usadas en las zonas urbanas. Las temáticas predominantes en esa etapa inicial fueron la exaltación de varios arquetipos de la cultura mexicana: mujeres bellas que son asesinadas por celos, la defensa del honor perdido, el machismo a ultranza.

 

El inicio de la revolución de 1910 marcó un parte aguas en el uso y temáticas de los corridos; estos pasan de ser una mera narración anecdótica a constituir un espacio para afianzar el imaginario colectivo y un vehículo para la propaganda de los movimientos populares. Durante la primera mitad del siglo XX, el corrido se consolida como una forma de resistencia latente, la cual conforma una red de solidaridad política alternativa; a través de ellos se dan a conocer al pueblo planes políticos y se manifiesta abiertamente la oposición al gobierno.

Sin duda, fueron los zapatistas –intérpretes del mejor estilo suriano- quienes llevaron a sus últimas consecuencias el uso del corrido, por un lado para expresar su  ideal del municipio libre, del reparto agrario y la justicia social y por otro para otorgar a Emiliano Zapata un status mítico religioso:

Soy zapatista del estado de Morelos / porque proclamo el Plan de Ayala y de San Luis, / si no le cumplen lo que al pueblo le ofrecieron, / sobre las armas los hemos de hacer cumplir. / Para que adviertan que al pueblo nunca se engaña, / ni se le trata con enérgica crueldad, / si semos hijos, no entenados de la Patria, / los herederos de la paz y libertad. / Sublime general, patriota guerrillero, / que pelió con gran lealtad por defender su patrio suelo; / espero que ha de triunfar por la gracia del Ser Supremo, / para poder estar en paz en el estado de Morelos.

Además de Emiliano, surgen otros personajes que por su “valentía” son considerados protectores de las causas populares y de los cuales hay verdaderas zagas de corridos: Benito Canales, Don Inés Chávez García, Valente Quintero, Genaro Vázquez y el ya mencionado Lucio Cabañas. Éstos comparten elementos comunes: un fatalismo que termina en muertes trágicas producto de una traición, ejercen la desobediencia civil y combaten a los agentes represivos del gobierno y comunidad viva y se renueve.

Durante los gobiernos post revolucionarios también fue común el uso del corrido en las luchas populares. Sin embargo, a partir de los años ochentas se hace patente una constante en las temáticas: el crimen organizado y el narcotráfico ¿por qué sucede esto? Una respuesta superficial y sencilla, podría indicarnos que es producto de la descomposición del sistema político partidista. Sin embargo, como ya había mencionado con anterioridad, un análisis rápido de la imagen del “héroe” en los corridos nos dará luz sobre los profundos cambios ideológicos de nuestra sociedad.

Anteriormente, el “héroe” era una persona emanada del pueblo y consagrado a él, en los narcorridos actuales se plantea la figura del self men maid, el individualismo puro. El viejo personaje del corrido se enfrenta al gobierno abiertamente y no es un trasgresor criminal e irreflexivo; el estereotipo moderno es aquella persona que burla las instancias encargadas de perseguir sus delitos, oculta su nombre y enaltece sus logros personales -llegar a ser el jefe de jefes, el jefe de un mundo donde policías, políticos, autoridades, empresarios  y Zetas son sinónimo y cómplices -; al tiempo que recrea un narco lenguaje, en el cual la violencia se convierte un medio para lograr el único valor cotizado por la sociedad capitalista: la riqueza material.

Tengo aviones personales / no nomás en un país / tengo mis propias mansiones en México y París / A mi me sobran las mujeres soy el hombre más feliz / Cuando me muera levanten una cruz de marihuana / con 10 botellas de vino / y 100 barajas clavadas / Al fin que fue mi destino / Andar en las sendas malas / En mi caja de la fina / Mis metrallas de tesoro / gocé todito en la vida / joyas, mujeres y oro / yo soy narcotraficante / se la rifa por el polvo (fragmentos “Jefe de la Mafia” y la “Cruz de Marihuana” Banda Exterminador)

Podrán observar un gran salto ideológico e inevitable. Una historia súbita sobre una realidad que diariamente aceptamos como “normal”; la cual tiene tantas interpretaciones como mexicanos. Afortunadamente, el corrido sigue vivo e incluso su pariente bizarro, el narcocorrido, tiene una buena posibilidad de manejar su vocación de desafío al sistema y conformarse en algunos jóvenes como un “discurso oculto” para manifestar su inconformidad frente a un gobierno que no les garantiza un futuro, ni la menor oportunidad.

¿Dónde andará Don Cris? Anhelo invitarle un mezcalito. 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Diego Garciarivas. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Una historia con Z

  1. alma yessenia muñiz rodriguez dijo:

    la musica es mi espiracion hace que me relaje en momentos tristes

  2. hector ivan muñiz rodriguez dijo:

    el futbol es un deporte muy popular para los jovenes deportistas.

  3. juan jesus balandran dijo:

    el deporte es juego de divercion para los jovenes como yo.

  4. esmeralda consuelo lopez cadena 1``a dijo:

    la musica nos sirve para relajarnos nos hace que descanse uno mismo.

  5. maria elena segoviano lona dijo:

    el arte es donde te puedes inspirar hacia algo

  6. biviana aglae manriquez verdugo dijo:

    LA MUSICA EN OCASIONES PUEDE SERVIR PARA RELAJARSE O DISTRAERSE

  7. chileanchon dijo:

    hola me gustaria poder conseguir estos corridos por que me gustan y ademas yo cante algunos cuando fui ala primaria

  8. ambar amarillo dijo:

    Con gusto, tengo de la Revolución, del periodo de la intervención y de la Guerra Cristera, algunos son materiales producidos por el INAH y otros independientes.
    Me da gusto saber que ahora das clases de historia y estoy segura tratarás de hacer un buen papel lo que implica, como dicen los chavos, aplicarse.
    Indicame como y a donde te envio los materiales y los tendrás a la brevedad, saludos y un abrazototote para tí y para tu hija.

  9. Perravida dijo:

    “Tengo discografía del corrido de la Revolucón, de la Intervención , quieres las referencias o los materiales? tu me dices a donde te los envio.”

    Ahora que estoy dando clase de historiade México me encantaría tener una copia de los corridos para quemis alumnos los canten y losanalicen al mismo tiempo identifiquen el momento historico en que se cantaban.

    A mi si me interesa tener el material. ¿Es mucho pedir que me quemes una copia? espero que me digas si te es posible rolarme los corridos.

    De antemano mil gracias.

  10. ambar amarillo dijo:

    En el caso del perido de la Intervención francesa fue muy cantado este ” corrido”
    ADIOS MAMA CARLOTA

    Words: General Riva Palacio
    Published: Historia de la Guerra de Intervención en Michoacán, Eduardo Ruíz
    It is a parody of a poem by Rodríguez Galván: “Adiós oh Patria Mía”
    Music: written for the orignal words
    Registered by Vicente T. Mendoza, learned from the oral tradition

    Alegre el marinero con voz pausada canta,
    y el ancla ya levanta con extraño rumor.

    La nave va en los mares, botando cual pelota:
    Adiós Mamá Carlota, adiós mi tierno amor.

    De la remota playa te mira con tristeza
    la estúpida nobleza del mocho y el traidor.

    En lo hondo de su pecho ya sienten su derrota:
    Adiós Mamá Carlota, adiós mi tierno amor.

    Acábanse en Palacio tertulias, fuegos, bailes;
    Agítanse los frailes en fuerza de dolor.

    La chusma de las cruces gritando se alborota;
    Adiós Mamá Carlota, adiós mi tierno amor.

    Murmuran sordamente los tristes chambelanes,
    lloran los capellanes y las damas de honor.

    El triste Chucho Hermosa* canta con lira rota;
    Adiós Mamá Carlota, adiós mi tierno amor.

    Y en tanto los chinacos ya cantan la victoria,
    guardando tu memoria sin miedo ni rencor.

    Dicen mientras el viento tu embarcación azota:
    Adiós Mamá Carlota, adiós mi tierno amor.

    *Chucho Hermosa, poeta muy popular en la corte de Maximilliano.

    Y como buenos mexicanos, despues no se cantaba adios mamá Carlota, adios mi tierno amor, sino adios Mamá Carlota, narices de pelota. Estó con el fin de ironizar a la esposa del emperador que habían llegado a este país ” invitados” por los conservadores quienes al ver que Maximiliano era más liberal que muchos de los que así se proclamaban, lo abandonaron y por ello fue fusilado precisamente aquí, en Querétaro.
    Para que escuhen Mamá Crlota con Amparo Ochoa, la dirección: http://i4.ytimg.com/vi/KOI4B_SGiuA/default.jpg

  11. Un claro ejemplo de que el corrido puede ser una fuente histórica. El compositor es Elias Dominguez.

    Nueve años se cumplieron

    Nueve años se cumplieron de la Revolución
    y la patria querida no hallaba ni que hacer;
    toditos los tratados eran una adulación
    y para el mexicano sufrir y padecer.
    Voy a hablar del gobierno de don Porfirio Díaz
    que fue de más conciencia en la persecución,
    cuando a los maderistas con furia perseguía,
    a los pueblos trataba con consideración.
    Cuando a pueblos llegaban fuerzas del señor Díaz
    llegando preguntaban pues, por la autoridad
    nada más indagaban por la gran rebeldía,
    que en los cerros andaban con el fin de peliar.
    Mirando don Porfirio que no había de ganar
    dispuso el armisticio, la guerra suspendió:
    Madero con sus tropas entró a la capital
    y ahí quedó el gobierno a su disposición.
    Luego ese presidente de México se fue,
    para la vieja Europa hizo su embarcación,
    dejó a la pobre patria en un cruel padecer,
    inundada de sangre, ¡Cielo qué compasión!
    Después siguió la guerra con Francisco I. Madero,
    en contra de otros jefes que no se querían rendir;
    anduvo, bajó con tropas a Cuautla de Morelos,
    a ver si en conferencia los hacía convenir.
    Pero no sucumbieron Zapata y otros jefes
    a las órdenes que traiba don Francisco I. Madero,
    y siempre pronunciados se quedaron renuentes,
    por todito el estado nombrado de Morelos.
    Cuando el señor Naranjo se hizo del poder,
    quedando en Cuernavaca de un gran gobernador,
    mando a Juvencio Robles el cual se dio a temer
    quemando a muchos pueblos con bastante rigor.
    Cuando a pueblos llegaban las fuerzas naranjistas
    pacíficos huían con el fin de escapar,
    a todito el estado nombraban zapatista
    y por esa razón lo querían arrasar.
    Y se fue el año doce para el plan de Morelos,
    no conocía justicia, ni paz ni libertad,
    al cielo se quejaban las cuadrillas y pueblos
    sólo los naranjistas traían autoridad.
    Por fin se le llegó a Francisco I. Madero,
    el cual ni pensaba en su trance de agonía,
    mil novecientos trece en el mes de febrero,
    con Huerta y Mondragón, Blanquel y Félix Díaz.
    De luto se vistió la hermosa capital
    porque fue muy temible aquella guerra cruel,
    y cuando se tomó el palacio principal,
    a Madero capturó el general Blanquel.
    Entonces terminó el partido maderista
    y de la presidencia Huerta se apoderó;
    también incendió a pueblos el gobierno huertista,
    la historia lo titula por tirano y traidor.
    Muchos ruegan por él, si ya se halla en descanso,
    según los forzamientos de cómo nos trató.
    Allá Luzbel lo tenga, siquiera en fuego manso,
    por los crueles incendios y levas que inventó.
    Son páginas de sangre, de luto y de tristeza,
    que se verá en la historia con mucha admiración;
    hablando de tiranos como fue el señor Huerta,
    ese Juvencio Robles, Villegas y Cartón.
    Los pueblos lo que quieren son buenas garantías,
    que se juzgue arreglado el Código legal,
    fungiendo bien sus leyes mucho agradecería
    respetando el derecho así se hará la paz.
    ¡Ay si resucitara el señor Benito Juárez
    y viera nuestra patria en tan cruel situación!
    Sólo él la libraría de toditos los males
    y rigieran las leyes de la Constitución.

  12. ambar amarillo dijo:

    Comparto un artículo interesante en función del corrido y migración:

    Corrido mexicano: fuente de orgullo y resistencia para emigrantes

    Martha Chew Sánchez es la autora del primer estudio antropológico del corrido mexicano contemporáneo, especialmente en el norte de México.
    Corridos in Migrant Memory” (Corridos en la memoria inmigrante) arguye que el corrido es una expresión cultural popular que cumple el importantísimo rol de servir como fuente de orgullo colectivo y resistencia a la explotación para los millones de emigrantes mexicanos en EEUU.

    El corrido está firmemente arraigado en el inconsciente colectivo del pueblo mexicano, ya que es parte de una antiquísima tradición oral que los investigadores afirman se remonta al romancero épico de la Edad Media.

    Según Chew Sánchez, la temática de los corridos abarca toda emoción del registro humano, amor, nostalgia, humor, pena; y registran eventos naturales, políticos y sociales, desde desastres atmosféricos hasta muertes violentas y milagros.

    Aunque hay quienes atribuyen al corrido la función de portador de noticias, Chew Sánchez aclara que el público debe tener una idea de los acontecimientos y características de los protagonistas para poder comprender su significado.

    “El corrido se compara mejor al comentario editorial de los periódicos: ya que toma una postura específica hacia el análisis de un acontecimiento y no pretende ser un medio imparcial en la diseminación de noticias”, afirma.

    Esta distinción resulta curiosa ya que Chew Sánchez comienza su libro con la anécdota de cómo su madre se enteró de la muerte del líder guerrillero Lucio Cabañas por medio de un corrido que comenzó a circular sólo 12 horas antes de que escucharan el corrido.

    Lo importante de esta anécdota no es que se interpretara el corrido como portador de noticias, sino que el público tuviera la intuición, o “entrenamiento” como lo describe la investigadora, para aceptar noticias en un medio que fuera de su entorno sería visto como puro entretenimiento.

    Chew Sánchez afirma que la carga emocional del corrido y su temática actual – que no vacila en afrontar temas como la vigilancia fronteriza y la deshumanización de los emigrantes – promueve el orgullo cultural entre la comunidad mexicana que reside fuera de sus fronteras, proveyéndoles aliento y determinación frente a la explotación, y sirviéndoles de catarsis comunal a través del acto social del baile.

    El estudio se enfoca en las regiones del centro y norte de Chihuahua hasta el norte de Texas y Nuevo México, donde se produjeron las rutas ganaderas más importantes y con ellas, la cultura vaquera de la región a los cuales está unida la interpretación de corridos.

    Esta zona también se considera una zona cerrada, con prácticas económicas, sociales y culturales en ocasiones bastante diferentes a las de la zona central de México. Pero quizás la más importante motivación para Chew Sánchez fue su certeza de que esta zona ha sido ignorada -para lo cual provee varias hipótesis- en los análisis sociales de grupos trasnacionales.

    Además de constituir un aporte importantísimo al campo de estudios culturales, especialmente en relación a cómo se forja una identidad cultural trasnacional, “Corridos” recoge testimonios del rol cultural de esta práctica que sobrepasa el entretenimiento sin dejarlo de lado.

    “Corridos” no sólo logra su propósito de examinar a fondo la trascendencia cultural de esta expresión popular, sino que también lo hace de modo informativo, elocuente y accesible al lector no especialista en la materia. (Chew Sánchez, Martha. “Corridos in Migrant Memory”. Albuquerque:

    University of New Mexico Press, 2006). EFE lg/cs

    Terra/EFE

    Tengo discografía del corrido de la Revolucón, de la Intervención , quieres las referencias o los materiales? tu me dices a donde te los envio.

  13. Todo el material es bienvenido. En lo personal recomiendo la colección que sacó Porrua “Sepan cuantos..” en muy completa.

  14. ambar amarillo dijo:

    Te felicito por estudiar el corrido como memoria histórica porque eso ha sido, hasta el pueblo más pequeño de este país tuvo o tiene su cronista y utiliza el corrido como medio para dar a conocer los hechos trascendentales para su comunidad o en otros ambito pero que son dignos de recordar.
    Cuando te preguntas que en donde andara don Cris? vino a mi un sentimiento muy especial porque precisamente el texto del Corrido Mexicano de T, Cuellar lo compré para ir a leerlo y compartir tiempo con el papá de una amiga que tenía cáncer y estaba en fase terminal.
    El había sido un gran apoyo para mí cuando hice desarrollo comunitario en Peñamiller, nos hicimos buenos amigos y cuando enfermó yo me comprometí a hacerle de alguna manera más llevadero el tiempo, y vieras como nos reíamos con algunos de los corridos, como imaginabamos otros, incluso el me comentó lo que había sido trascendete en su municipio, así conocí la historia del cacique local y todas las atrocidades cometidas por él y muchísimas otras cosas.
    En cuanto a que hay una gran cantidad de materiales, tienes toda la razón, mucho se ha salvado por la investigación histórica o ligüistica, la de la revolución, de la Intervención francesa y otros perídos históricos. Que sigas fropundizando en el tema y si te interesa puedo compartir algunois materiales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s