Coyote hambriento

Tantas rerefencias a la poesía y siempre pasamos por alto a uno de nuestros poetas ancestrales: Nezahualcóyotl.

Percibo lo secreto, lo oculto:
¡Oh vosotros señores!
Así somos, somos mortales,
De cuatro en cuatro nosotros los hombres,
Todos habremos de irnos,
Todos habremos de morir en la tierra…
Nadie en jade,
Nadie en oro se convertirá:
En la tierra quedará guardado
Todos nos iremos
Allá, de igual modo.
Nadie quedará,
Conjuntamente habrá que perecer,
Nosotros iremos así a su casa.

 

Como una pintura
Nos iremos borrando.
Como una flor,
Nos iremos secando
Aquí sobre la tierra.
Como vestidura de plumaje de ave zacuán,
De la preciosa ave de cuello de hule,
Nos iremos acabando
Nos vamos a su casa.

Se acercó aquí
Hace giros la tristeza
De los que en su interior viven…
Meditadlo, señores,
Águilas y tigres,
Aunque fuerais de jade,
Aunque allá iréis,
Al lugar de los descarnados…
Tendremos que desaparecer
Nadie habrá de quedar.
 

 

Estoy embriagado, lloro, me aflijo,
Pienso, digo,
En mi interior lo encuentro:
Si yo nunca muriera,
Si nunca desapareciera.
Allá donde no hay muerte,
Allá donde ella es conquista,
Que allá vaya yo…
Si yo nunca muriera,
Si yo nunca desapareciera.


¿Es que en verdad se vive aquí en la tierra?
!No para siempre aquí!
Un momento en la tierra,
si es de jade se hace astillas,
si es de oro se destruye,
si es plumaje de ketzalli se rasga,
!No para siempre aquí!
Un momento en la tierra.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Diego Garciarivas. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Coyote hambriento

  1. ambar amarillo dijo:

    A pesar de que se ha hecho un buen trabajo de recuperación lingüistica del glorioso pasado texcocano y mexica, maya y de otros pueblos mesomericanos, aún es poca la difusión que se hace de la poesía indígena prehispánica.
    Que bueno que retomes a Nezahualcoyotl cuyo trabajo, no solo este poema, sino otros que escribió se refieren fundamentalmente a formularse preguntas ontológicas totalmente vigentes y además lo hace metefóricamente, bellamente pero para entenderlo a cabalidad debemos conocer la trascendencia y significación de los significantes.
    Comparto otra poesía de Nezahualcoyotl.

    He llegado

    He llegado aquí,
    soy Yoyontzin.
    Sólo busco las flores,
    sobre la tierra he venido a cortarlas.
    Aquí corto ya las flores preciosas,
    para mí corto aquellas de la amistad:
    son ellas tu ser, oh príncipe,
    yo soy Nezahualcóyotl, el señor Yoyontzin.

    Ya busco presuroso
    mi canto verdadero,
    y así también busco
    a ti, amigo nuestro.
    Existe la reunión:
    es ejemplo de amistad.

    Por poco tiempo me alegro,
    por breve lapso vive feliz
    mi corazón en la tierra.
    En tanto yo exista, yo, Yoyontzin,
    anhelo las flores,
    una a una las recojo,
    aquí donde vivimos.

    Con ansia yo quiero, anhelo,
    la amistad, la nobleza,
    la comunidad.
    Con cantos floridos yo vivo.

    Como si fuera de oro,
    como un collar fino,
    como ancho plumaje de quetzal,
    así aprecio
    tu canto verdadero:
    con él yo me alegro.

    ¿Quién es el que baila aquí,
    en el lugar de la música,
    en la casa de la primavera?
    Soy yo, Yoyontzin,
    ¡ojalá lo disfrute mi corazón!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s