La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida

No solamente es el estribillo de una famosa salsa que fue uno de los grandes éxitos de Willie Colón o de Rubén Blades, además (la primera parte del enunciado) es el titulo del libro de Jorge Castañeda en donde nos hacía ver las implicaciones que tendría el que nuestro país participara como socio en el tristemente celebre Tratado de Libre comercio, el enunciado es importante porque sucede en la vida real, en nuestro cotidiano actuar y fue lo que me pasó a mí.

Para elaborar un ensayo de arte contemporáneo resultó que me fue necesario regresar al arte prehispánico y así tener una visión diacrónica del fenómeno actual, no solo me llevó a revalorar el pasado sino a cuestionar la innovación y pretendida trascendencia de algo que ha sido un fenómeno social a lo largo de la historia pero que se asume como “arte” sólo cuando son los artistas de las sociedad europeo occidentales quienes lo usan. Me refiero a la pintura corporal y a la escarificación facial.

En el caso del México baste ver como desde el periodo preclásico los cuerpos están cubiertos por pintura y que no solo cumplieron una función cosmética, sino eminentemente simiúrgica, estaba destinada fundamentalmente al sostén de su macro y micro cosmos.

A manera de ejemplo retomo una escultura de la región de occidente, específicamente de Nayarit.

(da click en la imagen para ampliar)

A semejanza de las figuras femeninas del preclásico, se hace énfasis en las características físicas que permiten la reproducción física pero además se presenta un cuerpo sin ropa, que no desnudo pues está recubierto de una serie de signos, en especial espirales que se presentan no solo sobre el sexo sino que se repite en todo el cuerpo. Este signo estaba relacionado directamente con el caracol que era la representación estilizada del útero femenino, una muestra más de la necesidad de asegurar la reproducción social y tribal.

El rostro de la mujer está pintado con un sinnúmero de líneas ondulantes, a la manera del agua, por tanto relacionado con Quetzalcóatl, deidad del agua terrestre que de acuerdo a su cosmovisión les permitiría buenas cosechas y son ello la sobre vivencia y desarrollo de sus sociedad.

Clavijero nos informa que los sacerdotes se pintaban diariamente sus cuerpos para realizar los oficios divinos. La tinta de ocote era la unción ordinaria de los sacerdotes; pero había otra más horrible usaban cuando iban a sacrificar a las cumbres de los montes o a cavernas tenebrosas donde solían tener simulacros. “Esta unción se hacia de cantidad de sabandijas… que quemaban en uno de los braceros del templo y sus cenizas molían en un mortero con el hollín de ocote, con tabaco, con la célebre hierba ololiuhqui y con otras sabandijas vivas. Así ungidos acometían cualquier peligro persuadidos de que no podrían hacerle daño alguno…”

En cuanto a los cambios corporales Vera Tiesler nos dice que al parecer la costumbre de modificar el aspecto exterior del propio cuerpo tenía un profundo valor social y religioso para los antiguos mayas. Algunas ornamentaciones corporales transitorias, como la pintura en la piel, eran aplicadas cotidianamente o reservadas para ocasiones festivas, para resaltar los elaborados arreglos de los cabellos, las vistosas joyas, los tocados y otros atributos del atuendo indígena.

Otros adornos, como las cicatrices y tatuajes decorativos, dejaban una marca permanente en la piel. Igualmente, la colocación de ornamentos en la nariz, los labios, la frente, las orejas requerían una perforación previa.

Estas características las encontramos en escultura, pintura, cerámica, frisos, vasos y todas las representaciones artísticas mayas, como ejemplos los que siguientes:

El rostro de este sacerdote esta totalmente escarificado y lleva diversos ornamentos entre ellos orejeras, el cráneo esta deformado y la nariz está modificada para alcanzar el canon estético y de prestigio social que se utilizó en el área maya.

Otro ejemplo lo tenemos en este personaje pertenecía a una de las ordenes guerreras de una de la ciudad- estado, Yaxchilán y que podemos ver el los dinteles de los principales edificios de esa ciudad.

En esta imagen rescato la escarificación facial, el riquísimo ornamento del penacho, que en la medida de su tamaño, de los materiales y signos representados nos dan muestra de la importancia del personaje, las orejeras, el collar y las características físicas las resalto para hacer una comparación con la obra de una artista francesa llamada Orlan y que representa para el arte contemporáneo una de las máximas figuras de la performance y de retratos númericos.

Este es uno de los retratos de Orlan, los elaboró con computadora después de haber hecho todo un trabajo de deconstrucción quirúrgica de su rostro y de haber colocado dos implantes sobre sus cejas, como vemos retoma todos los elementos “clásicos” de la representación en al arte maya.

Ambas fotografías pertenecen a la serie Self Hybridations, en esta última no hay la menos duda del énfasis que Orlan da a la hibridación al elaborar este retrato mitad con su rostro real, acentuando el “rubio” de su cabello y el contraste con el lado maya.

La hibridación la maneja con respecto a los mayas prehispánicos pero también con los grupos indios norteamericanos o con respecto a los grupos negros, dado que la hibridación se dio con grupos de otro tiempos y continentes, algunos han tratado de explicar su obra como un discurso descolonizador, otros en cuanto crítica a los moldes occidentales de belleza femenina ,su respuesta está en una entrevista que le hizo Sacca Abadi en Venecia el 15 de julio de 1997, en ella comenta que “lo que ocurre es que mi transgresión es brutal, es revolucionaria, es totalmente radical y eso no es fácil que lo entiendan todos… con mis implantes quedó claro que mi intención no es responder a un canon de belleza, que justamente cuestiono, por otro lado soy sumamente original y los he desorientado… hoy son pocos los artistas que arriesgan, el arte está domesticado, todo es complaciente, anodino, inofensivo.

Estoy parcialmente de acuerdo, tecnológicamente la propuesta y trabajo de Orlan es novedosa y revolucionaria pero temáticamente no, ya existía en nuestro territorio desde hace cientos de años y creo que esto lo debía reconocer públicamente sobre todo por la absoluta ignorancia del arte prehispánico en el mundo y desgraciadamente en México también.

Lo mismo sucede en el caso de Daniel Buetti que utiliza la escarificación para hacer una crítica a la sociedad de consumo, a las grandes trasnacionales que cosifican al ser humano y lo hace desde el espacio privilegiado del mundo de la moda.

En una primera serie llamada My good fellows el presentó a las y los modelos con una especie de tatuaje con el nombre de trasnacionales como coca cola y otras de igual importancia económica para cuestionar el papel de éstas en nuestras vida.

En la serie Looking for love muestra a sus modelos con pseudos escarificaciones de las marcas reconocida en cuanto a la moda que se nos impone, por ejemplo:

Y los que ha hecho en este año la crítica va más allá, ya no solo es le cuestionamiento acerca de las trasnacionales, la moda y otros aspectos de la cotidianidad sino que va a aspectos ontológicos fundamentales, las fotografías tiene inscripciones sobre puestas, por lo general punteadas, en colores llamativos y grandes letras, lo fundamental son las preguntas como las que cito a continuación: What do you fell guilty for? How far am I from death? How can I know what I want to do with my life?

Preguntas difíciles de responder ¿o no?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ambar amarillo. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida

  1. ambaramarillo dijo:

    Creo que coincidimos en la función social del arte y la utilización del cuerpo, que bueno que te haya gustado.

  2. mayra dijo:

    me parese muy interesante sus imagenes pues me gusta la historia

  3. ambar amarillo dijo:

    Toqué de manera general el tema de la pintura y las modificaciones corporales en el México prehispanico porque de allí partiría para revisar la obra de Orlan y otros artistas contemporáneos, pero tienes razón hay muchos materiales para escribir acerca del tema, por supuesto que lo haré a la brevedad posible. Ojalá subas los materiales que comentas será de utilidad para otros que lean esta pagina.

  4. Interesante la manera en que abordas el tema. Es cierto que para comprender mucho del llamado arte actual debemos remitirnos a raíces que se diluyen en épocas que no imaginabamos . en el caso de la pintura corporal y la escarificación, les recomiendo que cuando tengan oportunidad visiten el Museo de Arte Pre hispánico Rufino Tamayo de la ciudad de Oaxaca, el cual tienen una colección modesta pero extraordinaria de cerámica de distintas zonas del país en los que se puede evidenciar la pintura corporal y en general diversas modificaciones corporales, desde la escarificación hasta la deformación craneal como un elemento de estatus social, estético y religioso. Por otra parte, la pintura corporal nos aporta información muy valiosa respecto al reconocimiento de las deidades prehispanicas, pues en cualquier códice se pueden reconocer a los dioses por la forma y colores de su pintura facial.
    Actualmente hay algunos números de revistas especializadas en tatuajes y modificaciones corporales, que se ocupan del fenómeno en el méxico antiguo, pues existen muchos testimonuios en el arte sobre la perforación, la expansión de la piel y las incrustaciones dentales.

    Espero que hagas otra entrega sobre el tema. Me comprometo a compartir prontamente el material que poseo a manera de anexo de tu escrito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s