Quimera de 98 cabezas

generales

Quizá Arnold Belkin logró plasmar en su interpretación de la famosa fotografía de los Generalazos el carácter perecedero de los seres humanos y de las utopías. ¿Qué ha quedado?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Diego Garciarivas. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Quimera de 98 cabezas

  1. Lo mejor de todo es la inclusión de gente que aunque no estuvo allí bien que lo merecían como el Generalísimo Felipe Ángeles.

    • Diego Garciarivas dijo:

      Cierto Antonio, Felipe Ángeles fue un gran militar. Tan inportante fue para Villla que a finales de junio de 1919 se decía que el Centauro tomaría Juárez y nombraría presidente provisional de la república a Felipe Ángeles.

      Lamentablemente, como casi todos los que participaron en la revolución tuvo un final poco decoroso. Retomo un fragmento de “La noche de Ángeles” de Ignacio Solares en la que se describe sus últimos momentos antes de ser fusilado:

      “…Todavía el general, Gonzalo Escobar ofrecía disculpas veladas y tuvo la cínica imprudencia de pedirle al general Ángeles que le escribiera algún pensamiento, contó Federico Cervantes, también presente: Ángeles se sentó a la mesa -que junto el catre era todo el mobiliario de celda- y a la luz amarillenta del quinqué escribió: Para el general Gonzalo Escobar, con quien no tengo sino agradecimiento y a quien eximo de toda culpa posible en mi muerte, que no fue decidida por mí mismo”.

      Les recomiendo la siguiente bibliografía:
      Solares Ignacio “La noche de Ángeles” Planeta Deagostini CONACULTA. Cayfosa- Quebecor Santa Perpetua Mogoda Barcelona. España noviembre. 2003.

      Gilly Adolfo (compilador) “Felipe Ángeles en la Revolución”. Ediciones Era y Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. México 2008.

  2. ambar amarillo dijo:

    Es incuestionable que ante una misma imagen cada una o uno hará una lectura diferente, dependerá del marco referecnial personal de quien la percibe, la lee, la disfruta o la rechaza.
    Quizá la intención de Belkin haya sido la que comentas, yo qusiera retomar el segundo argumento, las utopías.
    Debe quedarnos claro que aunque Zapata y Villa eran los dirigentes de los denominados ejércitos campesinos, su visión era no solo diferente sino dialmetralmente opuesta.
    Mientras para el zapatismo la lucha tuvo que ver con la recuperación de las tierras comunales perdidas durante la Reforma, la lucha de Villa tuvo como motivación fundamental la obtención de la tierra en forma de pequeña propiedad, con el fin de lograr un desarrollo capitalista del país. Qué en donde quedaron los sueños? murieron y no solo por el avance implacable del proceso globalizador conteporáneo sino desde fines de los 40 con la contrareforma agraria impulsada inmediatamente después del cardenismo.
    Por supuesto que la otra parte, la de los que luchan siguió vigente por mucho tiempo, pero la sitemática represión, la migración masiva, la coptación política, algunas medidas estatales han mediatizado los movimientos sociales, por lo menos en el campo.
    Y ahora recuerdo una discusión sostenida hace varios años en torno a Villa y Zapata y precisamente a esta obra, que representa u hecho real, al medirse la silla presidencial pero no haber tomado el control político. no asumir el poder, los llevó a la derrota y esa es la que ha permeado la vida del país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s