José Emilio Pacheco, poeta multipremiado y entrañable.

Este año ha sido relevante para José Emilio Pacheco pues recibió dos premios importantes: el Reina Sofía de poesía Iberoamericana y hace unos días el premio de literatura Miguel de Cervantes. Considero que es un digno creador y los premios son más que merecidos.

Me da gusto también que los reconocimientos sean en vida y no como les ha ocurrido a muchísimos artistas, creadores y pensadores que hasta pasados algunos o muchos años, se reconoce la valía de lo que ellos aportaron.

José Emilio Pacheco es uno de mis viejos, a medio mundo le da risa cuando digo esto y aclaro -bueno es que yo tengo muchos viejos- otro es Carlos Montemayor quien como la chispa encendió la publicación y reconocimiento de la poesía indígena, su obra literaria, el dirigir un archivo acerca de movimientos sociales, su música y otras actividades.

Y así como él, tengo otros viejos que son magníficos en lo que hacen, ya sea artes plásticas, cine, actuación, análisis político, poesía y narrativa, en este caso José Emilio Pacheco es uno de mis más entrañables viejos pues me “han acompañado” a lo largo de buena parte de mi existencia.

Recuerdo que cuando mis hijos eran pequeños hacia uno y mil malabares para que mientras leía, pudiera a la vez acunarlos en mis brazos para dormirlos, si no hubiera sido por la ayuda de un chal, las cosas se hubieran complicado demasiado, así leí Batallas en el Desierto, una magnífica descripción de los años 50 que más tarde me permitió hacer un análisis histórico a través de la literatura y usar ésta última como un elementos sustantivo para interesar a los estudiantes en la historia del país.

En otro momento leí e hice leer a jóvenes de ambos sexos, El principio del placer, y les gustó mucho porque los remitía a sus propias aproximaciones a la vida, a su propio placer.

Del libro El Viento Distante, siempre me ha hecho reír y disfrutar enormemente el manejo tanto del lenguaje académico como del coloquial, siempre que leo para mí o para otras u otros, La Virgen de los Veranos, me causa hilaridad por el uso del lenguaje, pero indignación por “ la creación” de vírgenes con el objeto de lograr el control de las masas pobres de este país.

En cuanto a la poesía de Pacheco me gusta de manera preferente la del libro titulado Fin de Siglo, en el no sólo se reconoce el grado de dependencia económica, política y cultura sino que se aventuró a prever lo que en este momento estamos viviendo.

YA TODOS SABEN PARA QUIEN TRABAJAN.

Traduzco un artículo de Esquire

Sobre una hoja de Kimberly-Clark Corp.

En una antigua máquina Remington.

Corregiré con un bolígrafo Esterbook.

Lo que me paguen

aumentará en unos pesos las arcas

de Carnation, General Foods, Heinz,

Colgate Palmolive, Guillette

Y California Packing Corporation.

LOST GENERATION

Otros dejaron a la “posteridad”

grandes hazañas o equivocaciones

Nosotros

Nada dejamos

Ni siquiera espuma

FIN DE SIGLO
«La sangre derramada clama venganza».

Y la venganza no puede engendrar

sino más sangre derramada

¿Quién soy:

el guarda de mi hermano o aquel

a quien adiestraron

para aceptar la muerte de los demás,

no la propia muerte?

¿A nombre de qué puedo condenar a muerte

a otros por lo que son o piensan?

Pero ¿cómo dejar impunes

la tortura o el genocidio o el matar de hambre?

No quiero nada para      mí:

sólo anhelo

lo posible imposible:

un mundo sin víctimas.

Cómo lograrlo no está en mi poder;

escapa a mi pequeñez, a mi pobre intento

de vaciar el mar de sangre que es nuestro siglo

Con el cuenco trémulo de la      mano

Mientras escribo llega el crepúsculo

cerca de mí los gritos que no han cesado

no me dejan cerrar los      ojos.

ALTA TRAICIÓN

No amo mi patria.

Su fulgor abstracto

es inasible.

Pero (aunque suene mal)

daría la vida

por diez lugares suyos,

cierta gente,

puertos, bosques de pinos,

fortalezas,

una ciudad deshecha,

gris, monstruosa,

varias figuras de su historia,

montañas

-y tres o cuatro ríos.

MAR ETERNO

Digamos que no tiene comienzo el mar

Empieza donde lo hallas por vez primera

y te sale al encuentro por todas partes.

COSTAS QUE NO SON MÍAS.

De la isla conozco el olor, la forma

Y la textura de la arena.

Sé que no pertenezco a ella

Pero la siento mía por derecho de amor.

La isla es del mar

No voy a disputarla.

Simplemente

La dejo aquí el más humilde homenaje.

Infinidad de temas, de problemáticas, de aspectos a reflexionar y disfrutar en su obra poética, quiero para finalizar compartir dos partes de un mismo tema.

JARDÍN DE NIÑOS

10

Entre el amor que puede ser asfixia y produce

Plantas de sombra que se calcinan en la realidad sensitiva

Y el desamor que engendra monstruos dolientes,

¿ cuál es el justo medio, cuál es el punto

Donde se erigen los que deben ser seres

realmente humanos, no caricaturas

no proyectos abandonados?

La violencia nace en casa y el dulce hogar

reproduce lo que hay afuera. El maltrato.

como toda crueldad, es inconsciencia

y produce a quienes serán

los crueles inconscientes del mañana.

La sobreprotección

es un efecto del pesimismo:

Si el mundo es malo

y nada hacemos por cambiarlo- se dicen-

al menos retrasemos en lo posible

la hora y la fecha de pago.

11

SI nada sobra, nada falta: hay comida,

tienes techo, ropa limpia,

cuadernos de dibujo, libros, juguetes.

Por un azar incomprensible te tocó en suerte nacer

del otro lado de la muralla, en los márgenes.

Pero de cualquier modo no te moja la lluvia

no sufres hambre,

cuando te enfermas hay un médico,

eres querido

y te esperaron en el mundo.

Son muchos

los privilegios que te cercan y das

por descontados.

Sería imposible

pensar que otros no los tienen.

Y un día

te sale al paso la miseria.

La observas

Y no puedes creer que existan niños

sin pan sin ropa sin cuadernos sin padre.

Te vuelves y preguntas por qué hay pobres.

Descubres

Que está mal hecho el mundo.

Dado que la obra de José Emilio Pacheco es muy extensa sólo retomé algunos de sus poemas porque para mí, a nivel personal, son muy significativos, espero le interese a quien los lea y pueda leer, por lo menos, parte de su obra.

Esta entrada fue publicada en ambar amarillo. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a José Emilio Pacheco, poeta multipremiado y entrañable.

  1. ambar amarillo dijo:

    Que bueno que te guste su poesía, en el mismo libro que cité arriba hay otra que me encanta por satírica y es la siguiente:

    PREGUNTAS SOBRE LOS CERDOS E IMPRECACIONES SOBRE SI MISMOS
    ¿Existe otro animal que nos dé tanto?
    JOVELLANOS

    ¿Por qué todos sus nombres son injurias?

    Puerco/ marrano/ cerdo/ cochino/ chancho.

    Viven de la inmundicia. Comen, tragan

    (porque serán comidos y tragados).

    De hinojos y de bruces roe el desprecio

    por su aspecto risible, su lujuria,

    su fundado temor de propietario.

    Nadie llora al morir más lastimero,

    interminablemente repitiendo:

    -Y pensar que para esto me cebaron…

    Qué marranos/ qué cerdos/ qué cochinos…

    O este que tiene que ver con su visión de un siglo agonizante y la guerra que signó la mayor parte de él.

    Los vigesémicos»

    Sobre todo matamos.
    Nuestro siglo fue
    el siglo de la muerte.
    Cuánta muerte,
    cuántos muertos en todos los países.
    Cuánta sangre
    la derramada en esta tierra.
    Y todos
    dijeron que mataban por el mañana:
    el porvenir de azogue, la esperanza
    que fluyó como arena entre los dedos.

    Y así como éstos la bastedad de su obra que hay que ir releyendo, retomando.

    Gracias por los saluods y ahora van desde mi país, México

  2. lameato feliz dijo:

    gracias ..me gusta la poesía y esta parte que leo es muy padre, saludos desde españa.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s