Konstantino Kavafis, poesía

ÍTACA
Si vas a emprender el viaje, hacia Ítaca
pide que tu camino sea largo,
rico en experiencias, en conocimientos.
A Lestrigones y a Cíclopes,
o al irritado Poseidón nunca temas,
no hallarás a tales seres en tu ruta
si alto es tu pensamiento y limpia
la emoción de tu espíritu y tu cuerpo.
A Lestrigones y a Cíclopes,
y al feroz Poseidón no encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma
si no es tu alma que ante ti los pone.

Pide que tu camino sea largo.
Que numerosas sean las mañanas de verano
en que con placer, felizmente
arribes a bahías nunca vistas:
detente en los emporios de Fenicia,
y adquiere hermosas mercancías,
ámbares y ébanos, marfiles y corales,
perfumes deliciosos y diversos,
cuanto puedas invierte en voluptuoso y delicados perfumes;
visita muchas ciudades de Egipto
y con avidez aprende de sus sabios.

Ten siempre a Ítaca en la memoria.
Llegar allí es tu meta.
Más no apresures tu viaje.
Mejor que se extienda largos años;
y en tu vejez arribes a la isla,

con cuanto hayas ganado en el camino,
sin esperar que Ítaca te enriquezca.

Ítaca te regaló un hermosos viaje.
Sin ella el camino no hubieras emprendido
Más ninguna otra cosas puede darte.

Aunque pobre la encuentres, Ítaca no te ha engañado.
Rico en saber y en vida, como has vuelto,

Comprendes ya qué significan las Ítacas.

clip_image002

CUANTO PUEDAS
Si imposible es hacer tu vida como quieres,
por lo menos esfuérzate
cuanto puedas en esto: no la envilezcas nunca
en contacto excesivo con el mundo,
con una excesiva frivolidad.

No la envilezcas

en el tráfago inútil

o en el necio vacío

de la estupidez cotidiana

y al cabo te resulte un huésped inoportuno.

clip_image004

VOCES

Amadas voces ideales
de aquellos que han murto, o de aquellos
perdidos como si hubieran muerto.

A veces hablan en nuestros sueños;
a veces la imaginación las escucha.

Y con el suyo otros ecos regresan
desde la poesía primera de nuestra vida-
como una música nocturna perdida en la distancia.

clip_image006

RECUERDA, CUERPO…
Cuerpo, recuerda no sólo cuánto fuiste amado,
no sólo en que lechos estuviste,
sino también aquellos deseos de ti
que en otros ojos viste brillar
y temblaron en otras voces- y que humilló
la suerte.
Ahora que todos ellos son cosa del pasado,
casi parece como si hubieras satisfecho
aquellos deseos –cómo ardían,
recuerda, en los ojos que te contemplaban;
cómo temblaban por ti, en las voces, recuerda, cuerpo.

clip_image008

FUI

Nada me retuvo. Me liberé y fui.
Hacia placeres que estaban
tanto en la realidad como en mi ser,
a través de la noche iluminada.
Y bebí un vino fuerte, como

Sólo los audaces beben el placer.

clip_image006[1]

VELAS.

Los días del futuro se alzan ante nosotros

como una hilera de velas encendidas-

doradas, vivaces, cálidas velas.

Los días el pasado quedaron tan atrás,

fúnebre hilera consumida

donde las más cercanas aún humean,

velas frías, torcidas y deshechas.

No quiero verlas. Su aspecto me aflige

Me aflige recordar su luz primera.

Miro ante mí las velas encendidas.

No quiero volverme, y estremecerme al contemplar

que rápidamente se alarga la hilera sombría,

qué rápidamente crece con sus velas ya consumidas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ambar amarillo. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Konstantino Kavafis, poesía

  1. MrWilliam dijo:

    Descubrí a Kavafis hace años y me gustó su forma que tiene de presentar a las personas de la calle con tal simbolismo que representan lo grande de la vida. Su poema Ítaca es muy bello y el mensaje extraordinario: somos nosotros quienes estamos haciendo este viaje, así que aprovechémoslo!

    Un saludo!

    • ambaramarillo dijo:

      Siempre es un gusto encontrar personas con las que se tienen afinidades, quienes somos capaces de soñar, de vibrar ante las mismas cosas y que bueno que en este caso sea la poesía e Kavafis. Pude entrever de manera muy rápida tu blog y me gustó, me tomaré un tiempo pero lo leeré todo y ya te hare algunos comentarios.

      Saludos

  2. ambar amarillo dijo:

    Celebro te guste, quiero compartir contigo el video de Kavafis-Itaca.

    Como puedes ver en youtube se han hecho muhcos videos de este poema en diversas lenguas, desde el original hata en finés.

  3. perravida dijo:

    Simplemente Hermoso!

  4. ambaramarillo dijo:

    Gracias por compartir esta parte del texto de Calvino, no lo conocìa y ademàs de llevarnos a la reflexiòn, es muy bello.
    Creo que el viajar tiene infinidad de sentidos, bueno, cuando se lo damos porque puede suceder se se haga de manera totalmente automàtica y evasiva.
    Ademàs depende del viaje, normalmente lo asociamos con la visita a determinados lugares pero creo que el màs enriquecedor y difìcil es el viaje hacia nuestro interior, ese escudriñar y enfrentar nuestros propios miedos,fortalezas, anhelos, frustraciones y todo lo que nos determina.
    Nuevamente, gracias.

  5. san dijo:

    II

    “… porque el pasado del viajero cambia según el itinerario cumplido, no digamos ya el pasado próximo al que cada día que pasa añade un día, sino el pasado más remoto. Al llegar a cada nueva ciudad el viajero encuentra un pasado suyo que ya no sabía que tenía: la extrañeza de lo que no eres o no posees más, te espera al paso en los lugares extraños y no poseídos.
    Marco entra en una ciudad: ve a alguien que vive en una plaza una vida o un instante que podrían ser suyos; en el lugar de aquel hombre ahora hubiera podido estar él si se hubiese detenido en el tiempo mucho tiempo antes, o bien si mucho tiempo antes, en una encrucijada, en vez de tomar por un camino hubiese tomado por el opuesto y al cabo de una larga vuelta hubiera ido a encontrarse en el lugar de aquel hombre en aquella plaza. En adelante de aquel pasado suyo hipotético, él queda excluido; no puede detenerse; debe continuar hasta otra ciudad donde lo espera otro pasado suyo, o algo que quizás había sido un posible futuro y ahora es el presente de algún otro.
    Los futuros no realizados son sólo ramas del pasado: ramas secas.
    -؟Viajas para revivir tu pasado?- era en ese momento la pregunta del Jan, que podría también formularse así: ؟Viajas para encontrar tu futuro?
    Y la respuesta de Marco: -El otro lado es un espejo negativo. El viajero reconoce lo poco que es suyo al descubrir lo mucho que no ha tenido y no tendrá. ”

    de Las Ciudades Invisibles, Italo Calvino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s