De la lucha libre como Olimpo enmascarado (IV)

Texto: Carlos Monsiváis

En esta esquina los enemigos de Dios; en la otra, los emblemas extenuados y sudorosos del paraíso. La teología de la lucha libre. ¿En verdad importa tanto el enfrentamiento del Bien y el Mal? Tal vez en otro tiempo, cuando el pueblo se impacientaba al no morirse pronto y averiguar lo que les reservaba a los malvados la justicia del más allá, sí importaba el duelo entre los rudos y los técnicos que cada noche se disputaban, entre otro trofeos, el alma del espectador, los emblemas humanos de la lealtad y la traición, la virilidad benévola, el paseo vociferamentoso por el ring (el término existe, la actitud persiste, el uso idiomático desapareció), y la reciedumbre del que abre desmesuradamente la boca con tal de actuar la inocencia sorprendida por un piquete de ojos. 

Ser villano o actuar como ”científico”… Un puntapié artero arroja del cuadrilátero al luchador que intenta combinar su catequesis con la  indulgencia plena de unas patadas voladoras. El “científico” o héroe aprovecha fervorosamente el mandamiento (“No faltarás a las reglas del encordado”); y en el dramatismo se atenúa, los vislumbramientos de la tragedia se oscurecen, y la catarsis no se produce al intervenir el vertedero de los cojinazos, el remolino en el ringside, la risa que es otra puesta en escena y el aluvión de “malas palabras” que a lo mejor alguna vez dijeron algo pero que hoy, exclusivamente son ganas de evocar las épocas del habla clandestina. Así sonaba la injuria… y así se escucha hoy la evocación de la agresividad verbal. Vete a la chingada para que desde allí me digas cómo era el lenguaje prohibido en la Buena Sociedad. Delante de las damas eso no se dice… Delante de los demás eso no se piensa… Delante de los demás eso no se mueve.

*Fragmento del prólogo publicado en “Espectacular de Lucha Libre. Fotografías de Lourdes Grobet”. Coedición: Trilce, Océano, Unam.

De la lucha libre como Olimpo Enmascarado (III)
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Diego Garciarivas. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a De la lucha libre como Olimpo enmascarado (IV)

  1. Pingback: De la lucha como Olimpo enmascarado (V) | Los Motivos de la Marea

  2. ambara amarillo dijo:

    Diego:
    Compartir con todo el que lea este blog un texto de Monsiváis creo que es el mejor homenaje que se le puede rendir a uno de los hombres más cultos de este país, que para tristeza de muchos, murió hace algunos días.
    El fue un hombre al que admiré por dos aspectos fundamentales, por el estudio de la llamada “Cultura Popular” la lucha libre era una parte, pero sobre todo por su capacidad de lucha en cuanto al respeto por la diversidad sexual y de todo tipo. Crítico mordaz de la doble moral de grupos de poder de extrema derecha y de todos aquellos que en el discurso decían una cosa y en la vida, otra.
    Por algo Poniatowska dijo, durante su velación,Y ahora que vamos a hacer Monsi? creo que cada vez existen menos voces con calidad moral para enfrentar la podredumbre que nos circunda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s