El cuerpo sin límites

Texto: Hayde Lachino.

1. Yo soy mi cuerpo.

La constatación de que el cuerpo existe y de que yo soy mi cuerpo, propició que éste se introdujera furtivamente en las discusiones filosóficas. El cuerpo es hoy el centro de la existencia. La identidad es el propio cuerpo, porque a través de él entramos en contacto con el mundo, es la clave de éxitos y fracasos, así la construcción personal del mismo es un ideal a alcanzar, un querer ser. En este contexto no es extraño el auge de toda una industria alrededor del cuerpo, para cuidarlo o para modificarlo.

Las reflexiones en la materia pasan por un desocultar el cuerpo e implican necesariamente evidenciar cómo en la construcción de la corporalidad se manifiestan un conjunto de prácticas que culminan en el reforzamiento de la diferenciación social, en la implementación de políticas colonialista, esto es, el cuerpo es el mejor espacio para un ejercicio hegemónico.

A mayor marginación social, mayor corporeidad: enfermos, deformes, ancianos, lo indígena, lo negro, lo femenino, lo homosexual, es excluido por poseer un cuerpo que se escapa a los patrones normalizados y hegemónicos. Por el cuerpo interactuamos con los otros, por el cuerpo nos segregan de los otros. Porque la pretendida libertad de construir el cuerpo a nuestro gusto, en realidad oculta que esta construcción generalmente se realiza buscando alcanzar patrones de belleza legalizados: todos quieren transformarse en Antonio Banderas o Angelina Jolie, nadie llega al cirujano plástico pidiendo la transformación del cuerpo hacia estéticas no occidentales: un rostro indígena o un cuerpo de negro.

En el siglo XX tres fueron sido las principales transformaciones tecnológicas: la nuclear, de la comunicación y la información y la biotecnología. La unión de las dos segundas ha generado transformaciones en el cuerpo y en la mente; lo que provocó nuevas fantasías entorno a lo posible, en donde el cuerpo, como redescubrimiento y reapropiación, ocupa un lugar central.

Las tecnologías son una construcción social, llevan implícito un proyecto humano sobre lo humano y sobre el mundo. El cuerpo es modelado por técnicas y tecnologías, por tanto el cuerpo como tal es un proyecto humano.

La tecnología no tiene meramente un carácter instrumental –un medio y un hacer del hombre con ciertos fines(1)-, porque sobre todo remueve nuestra noción del ser. La tecnología modifica el cuerpo a nuestro gusto con lo cual lo biológico, lo cultural y lo tecnológico se entrelazan íntimamente.

El discurso científico no es neutral ni transparente, la visión científica del cuerpo tiene implicaciones sociales y políticas determinantes. “…Los avances tecnológicos no aparecen en el vacío ni como productos acabados, sino como una síntesis de procesos socioeconómicos e históricos en constante transformación…” (2)

El cuerpo máquina que instituyó la modernidad es un sistema cerrado, sin fallas ni fisuras, que no permite hacer patentes los procesos vitales, es un cuerpo sometido al rigor de la lógica. Ese cuerpo que fue instituido como lo menos humano del hombre, fue despojado de todo rastro de animalidad: se eliminaron sus olores y bajo el mandato de las buenas costumbres fue domesticado en una férrea disciplina militar. El ideal de cuerpo de la modernidad, se construyó como contraparte de lo femenino, lo vulgar, lo animal y lo bárbaro. El cuerpo moderno está militarmente adiestrado y lógicamente controlado.

Al cuerpo cerrado de la modernidad, las nuevas tecnologías posibilitan la existencia también de un cuerpo abierto que muestre los procesos de la vida. Este cuerpo abierto, inacabado, es completado por vías exteriores: tatuajes, piercings, alteraciones corporales y prótesis, pero también con el celular, la computadora personal, la cámara de video, por el artefacto.

El mundo de la modernidad es un mundo dual, porque el problema no es sólo un asunto de establecer al cuerpo y a la mente como dos entidades distintas, sino que a partir de esto, el mundo todo se divide: sujeto-objeto, razón-emoción, cantidad-cualidad (3). La apuesta es romper con estos dualismos, en donde en el terreno de lo corporal, nuevas vías se instauran y generan otras nociones de lo corporal: Cyborgs, cuerpos prótesis, avatars, biorobots y en el plano de la sexualidad, la dualidad hombre mujer da paso a otras nociones genéricas: queers, homosexuales o transexuales.

La vivencia actual del cuerpo se da en dos dimensiones, una que me permite visualizar mi cuerpo desde adentro del mismo y otra a través de la cual se puede tener una visualización exterior parcial del mismo. Esto es fundamental para comprender el vínculo que se da entre el cuerpo y los dispositivos electrónicos; visto el cuerpo desde afuera, los artefactos electrónicos se transforman en una cuasi extensión de mi yo que potencian la percepción de los sentidos e impactan mi yo interno.

En la actualidad nos vemos y comprendemos a través de los artefactos. Mediante la tecnología nos sobreponemos a nuestras limitaciones físicas y emocionales. La tecno-fantasía vigente es la de una interacción entre la tecnología y el deseo humano para borrar todas las limitaciones del cuerpo y aspirar, vía esta simbiosis, a una nueva corporalidad que nos acerque de mejor manera a la vivencia cotidiana del mundo y de los otros a través de un cuerpo potenciado. Las nuevas tecnologías nos hacen pensar que podemos trascender nuestro propio cuerpo a partir de los aditamentos electrónicos y de esta manera ampliar nuestra vida interior.

Las tecnologías asociadas a la comunicación potencian el ver y el oír. En los más recientes artefactos lo que se potencia es la experiencia kinética.

“…la realidad virtual contiene dispositivos para mejorar la experiencia y distraernos de los contextos de la vida real…” (4) En este sentido la tecnología tiene usos políticos evidentes, al hacer de la experiencia virtual una vía de escape ante la complejidad de la vida contemporánea.

Fenomenológicamente, las percepciones pueden ser construidas a través de los artefactos: la cámara de video, el cine, la computadora, el telescopio, la lupa. Todos ellos han modificado nuestra manera de ver el mundo.

Hoy ya no se trata, como para Descartes, de si un robot puede desplazar a un humano, sino de que la hiperrealidad virtual, con sus gráficos y colores, puede sustituir a la propia realidad. El punto es que desde la vivencia interna del hombre, ambas realidades son “reales”.

En ese ir más allá, la virtualidad permite vivir muchas vidas posibles. El cuerpo contemporáneo incorpora cada vez más tecnología en su construcción de modos de ser, desde las que se fundamentan en una prescripción médica (marca pasos, prótesis, implantes, etc.) hasta aquellas que tiene como fin el cuerpo ideal (cirugías plásticas).

Las nuevas tecnologías provocan nuevas sensaciones en el cuerpo. Posibilitan la existencia de un cuerpo sin cuerpo que puede viajar por todo el ciberespacio y ubicarse en cualquier lugar del planeta. El cuerpo es una realidad simbólica o es una realidad física, en cualquier caso ya no es algo fijo.

Si la fantasía de la modernidad, fue la de un cuerpo cerrado, perfecto, sin fallas, entonces las nuevas tecnologías parecen ser la posibilidad de acceder a ese cuerpo ideal: un avatar (representación virtual de un humano real) es exactamente como nos gustaría ser y las redes sociales mitigan la sensación de soledad.

El asunto central es ver que las nuevas tecnologías no son sólo un hacer del hombre para ciertos fines, sino que del encuentro con ellas, otra noción del ser emerge.

2. La identidad comienza en el deseo

Los avances en el terreno de la medicina hacen necesaria una nueva reformulación del cuerpo, sobre todo a raíz de los últimos descubrimientos en la genética y la biotecnología.

Los conceptos de nacimiento y muerte, como puntos límites que contienen la vida hoy ya no son significativos. Los transplantes de órganos prolonga la vida de una parte del cuerpo en otro cuerpo y los bancos de óvulos y esperma suspenden el momento de procreación para un tiempo futuro. Todas estas prácticas médicas hacen necesaria la redefinición de la identidad, de los conceptos de vida y muerte. Los procesos antes naturales hoy son decisiones personales y sociales mediadas por la técnica.

Lo que hace la ciencia médica es construir otras imágenes del cuerpo, ello explica el furor por las cirugías plásticas, por las operaciones que alteran todo el cuerpo: rinoplastías, liposucciones, implantes de senos, extracción de costillas, etc. Lo socialmente valorado ya no es el cuerpo con el que se nace, sino el cuerpo autocreado, uno es una invención de sí mismo. Mejor aún, uno es el cuerpo que desea.

Las tecnologías afectan ámbitos íntimos del acontecer humano, uno de ellos es la reproducción, con las técnicas reproductivas, hoy la procreación es menos un aspecto biológico y más un aspecto tecnificado: se decide cuándo y cuántos hijos tener y pronto se podrán determinar las características genéticas de los mismos. La biotecnología es la transformación de procesos biológicos por la tecnología.

La tecnología ya no es algo externo al cuerpo, está incorporada en éste, forma parte de una nueva noción de lo biológico. Esta nueva noción es la de un cuerpo post-humano en donde las transformaciones humanas están vinculadas a las transformaciones tecnológicas que no borra las subjetivas, sino que las hibrida con la máquina.

El cuerpo como reinvención mediada por la biotecnología es un espacio en donde lo sexual se diversifica en posibilidades, lo masculino y lo femenino seden su lugar y lo comparten con otras opciones: bisexuales, transexuales, intersexuales. Esta diversificación de posibilidades sólo puede ser pensada en el contexto de un mundo en donde los avances en la tecnología médica permiten alterar el cuerpo en el interior y en el exterior.

Las tecnologías abren el cuerpo, lo proponen como un espacio de identidades cambiantes, inestables, efímeras; hacen evidente el proceso. En esta diversificación de opciones vitales, la necesidad de nuevos derechos humanos y civiles aparece. El derecho a un cuerpo propio, como invención personal, debe estar amparado en una nueva ética social y política.

3. Un cuerpo sin cuerpo

La tecnologías de la comunicación controlan procesos corporales a distancia, prueba de ello son las experiencias estéticas con la telemática, en donde obras coreográficas ocurren con la presencia de cuerpos reales y cuerpos virtuales que confluyen en un mismo tiempo pero comparten espacios diferenciados, o los experimentos del artista francés Stelarc, que permitieron, a través de la red, manipular un cuerpo que estaba conectado a dispositivos que lo movían y estos, a su vez, eran activados por ordenadores dispuestos en diferentes lugares del planeta.

Con Internet el cuerpo físico cede su lugar al cuerpo compuesto de dígitos, un código binario que se hace presente en múltiples ámbitos del ciberespacio: redes sociales, chat, mail. Es un cuerpo sin rostro que puede, a partir, del anonimato, inventarse identidades múltiples.

El rápido e intenso flujo de datos de la red obliga a una constante actualización de la imagen corporal. El cuerpo virtual, es una construcción cambiante de identidad efímera, sin edad, sin volumen, sin espacio, es un cuerpo sin cuerpo.

Internet genera otras relaciones corporales intersubjetivas basadas en estas identidades cambiantes, potencia la percepción sensible, desterritorializa al cuerpo al hacerlo presente en todos lados a la vez y genera vínculos y proximidades entre cuerpos geográficamente distantes.

En el espacio virtual, importa menos el cómo es el otro y adquiere relevancia el cómo me lo imagino a partir de las huellas textuales que el otro va dejando a través del chat, del email o las redes sociales, por ello se ha vuelto un espacio en donde aquellos que en otros ámbitos son excluidos, aquí se reinventan: los tímidos pueden asumir personalidades agresivas, aquellos con problemas físicos se muestran a través de una imagen ideal.

El sexo virtual desplaza al real y elimina así todas las complicaciones de las relaciones carnales. No hay sexo más seguro, que el virtual; no hay sentimientos heridos, ni VIH, ni compromisos a mediano o largo plazo, sólo simultaneidad e instante. La carencia de un contacto real, la ausencia de la caricia se suple con imágenes intensas. La industria del porno tiene un auge inusitado gracias a la gran demanda de videos en la red.
Con Internet la comunicación se tornó más dinámica, el conocimiento es de acceso global, pero también la vida perdió densidad.

4. El arte, un espacio de denuncia

En el arte, la confluencia del cuerpo y la tecnología, permite hacer de lo corporal una permanente denuncia de los usos de la tecnología y asume que el discurso científico no es neutral ni transparente y que la técnica no tiene solamente una cara: la instrumental, sino que también es portadora de connotaciones ideológicas. El arte entiende que el cuerpo es el resultado de la acción del poder a través de la tecnología, en términos de Foucault.

La práctica artística contemporánea se sustenta en el deseo expresado en la década de 1960 de unir arte y vida. El cuerpo se torna entonces el espacio de representación que denuncia el carácter no neutral de la tecnología y usa a esta misma para redefinir lo corporal en términos absolutamente individuales.

Los artistas postmodernos hacen suyo el planteamiento de Foucault de pensar el cuerpo como un espacio de resistencia al poder ya que las técnicas modelan el cuerpo y lo dominan.

El propugnado individualismo que subyace en la base del capitalismo, se usa como arma para construir otras individualidades que se escapan a la normalización de cuerpo hecha por la modernidad y el sistema económico imperante.

El constructo de lo femenino en la modernidad, será el ámbito más impugnado a través de un cuerpo nuevo que emerge del encuentro con las tecnologías: mediante operaciones quirúrgicas, Orlan altera su rostro para cuestionar los valores de belleza impuestos por occidente; Marina Abramovic en piezas como Art must be beautiful, artist must be beautiful (1975) usará su cuerpo también para cuestionar los valores impuestos a lo femenino mediante la mutilación y el dolor como vía para mostrar un cuerpo vulnerable y “afeado” por la experiencia de lindar en los límites del sufrimiento corporal.

Si el constructor de la modernidad es un cuerpo perfecto, los artistas de los 60 mutilarán su cuerpo para mostrar la fragilidad del mismo, harán evidente la sangre, la carne, el dolor, las excreciones. A través del dolor recuperan el cuerpo físico.

En la actualidad la experimentación del cuerpo en el arte se da en dos vías: exaltando la materialidad del mismo o desvaneciéndolo, en ambos caso media la tecnología. Como ejemplo de la primer vía está el exoesqueleto de Marcel Lí Antunez y en el caso del segundo la noción del cuerpo sin órganos que habita en la red, una corporalidad hecha a base de datos binarios.
El espacio del arte se convierte un lugar de denuncia política sobre lo que la tecnología ha hecho con los seres humanos y con el mundo y al mismo tiempo es una vía de escape para imaginar otros escenarios para el acontecer humano.

5. Fuentes

(1) HEIDEGGER, M. (2007) La pregunta por la técnica (y otros textos). Edit Folio. Grandes ideas. España.
(2) CAVIA, B., GORDO, A. (2002). Enredos de lo virtual. Estrategias de los gobiernos e insurrecciones postbiológicas. Papeles del CIEC # 5. Septiembre.
(3) MONROY NASR, Z. (2006) El problema cuerpo-mente en Descartes: una cuestión semántica. Facultad de Psicología. UNAM. México.
(4) GROSSO, J.L. (2005). Cuerpos y modernidades europeas. Una lectura desde los márgenes. Edit. UOC. Col. Nuevas tecnologías y sociedad.

MEJÍA, I. (2005). El cuerpo post-humano en el arte y la cultura contemporánea. ENAP-UNAM. México.
PLANELA, J. (2006). Corpografías: dar la palabra al cuerpo. Artnodes. Revista de intersecciones entre artes, ciencias y tecnologías. No. 6. En: http://www.uoc.edu/artnodes/6/dt/esp/planella.pdf (Visitado el 8 de junio de 2010 a las 18:02).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Hayde Lachino. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El cuerpo sin límites

  1. agustin dijo:

    me parecio muy interesante y espero que no se pierdan las tradiciones

  2. ambaramarillo dijo:

    Me gusta lo expuesto, das una visión certera de la amplitud de la significación que se ha dado al cuerpo, el aspecto que más me interesa es el referente a los modelos que se nos imponen y que obligan a medio mundo a pretender ser lo que no se es, pues la diversidad genética esta presente independientemente de otros elementos culturales.
    Por el trabajo con gran cantidad de jovenes conozco, de manera directa, lo que implica no poseer el “cuerpo ideal” y existir, que no vivir, arrastrando un autoestima por los suelos, con todas las implicaciones que conlleva.
    Que algunos artistas deciden entonces crear para mostrar su abierta inconformidad con esta situación está bien, sin embargo el problema es que pocas, poquisimas personas tienen acceso a estas manifestaciones y cuando se hace, si no hay referentes que nos permitan entenderlo, no pasa nada, en lo personal cuando vi por primera vez las propuestas de Bob Flanagan y el arte abyecto, ni lo entendí ,ni me gustó hasta ahora que conozco la razón de sus propuestas.
    Por ello te felicito el que trabajes y difundas las diversas posturas y reflexiones en torno al cuerpo.
    Agrego un video de Bob Flanagan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s