Presentación de Las mujeres de la Tormenta: !toda una experiencia!

Para Rosy y Gema que

formaron conmigo, el

trío de brujas.

Cuando leí en la Jornada la entrevista realizada a Celia del Palacio y comentaba el trabajo de su nuevo libro, Las mujeres de la tormenta, me llamó la atención de inmediato.

Varios fueron los ejes que vislumbré, el histórico puesto que escribía acerca de mujeres que fueron sometidas a juicio y la información estaba documentada en archivos o era parte de las leyendas populares.

Otro, el de reivindicación genérica pues afirmaba que se trababa de mujeres acusadas de brujas por ejercer la herbolaria y ser dueñas de sus cuerpos así como que, en la actualidad aún eran acusadas de brujería por otras razones.

Un tercer eje es el que está dedicado a las periodistas asesinadas en el país y en especial a las más recientes como el caso de las veracruzanas, asesinatos que deben, no sólo conmover la conciencia ciudadana sino promover la participación de la sociedad civil.

Un cuarto gran eje es la literatura, la novela, la escritura por si misma y enriquecida por los elementos anteriores.

De inmediato fui a la librería, lo compré, entre el 10 y 11 de agosto lo leí, soy ávida lectora y me gustó mucho, soy historiadora de formación, he trabajado en archivos, parte de mi trabajo docente tiene que ver con los problemas sociales contemporáneos por tanto la información, en especial de la última parte del libro me es conocida y por si fuera poco, me han catalogado como bruja, en pleno siglo XXI, y en una universidad, porque me atreví, junto con otras dos compañeras, a impulsar un nuevo programa académico.

Fue tal mi emoción y mi empatía con la obra que llevé el libro a la universidad, lo comenté con medio mundo y decidí que sería el que presentaría la próxima vez que me tocara participar en un programa específico de animación a la lectura.

clip_image002

Dicen las malas lenguas que mujeres juntas ni difuntas, pues nosotras demostramos lo contrario, invité a varias de mis alumnas y a una de mis compañeras, decidimos presentar el libro, cada una retomaría a una mujer, y yo representaría a Lilia, para poder articular las diversas historias, sin embargo como participó una persona más, decidí que después de cada historia yo daría un breve contexto histórico ( Barcos negreros y esclavitud, piratería, el tribunal de la santa Inquisición, Santana y la pérdida de parte del territorio nacional, Veracruz en los años treinta e imágenes de Lilia Cacho como luchadora y escritora así como la parte contraria, los que han hecho una fortuna con la explotación humana y culminé con el asesinato de periodistas, Regina Martínez entre ellas. Todo esto en imágenes proyectadas por un cañón y que servían de fondo.

El acuerdo fue que nos debíamos caracterizar y que cada una presentaría a su personaje como quisiera, leyendo, actuando, parafraseando y la sorpresa fue muy reconfortante, la personalidad de cada una se dejó sentir. Además al final se dieron datos concretos de la trata de mujeres, de los feminicidios, del asesinato de periodistas. Fue tan buena la experiencia y la acogida de quienes nos escucharon que decidí hacer una reseña, luego cambié y preferí que esas múltiples y diversas voces escribieran así que leerán a continuación lo que cada una escribió.

clip_image004

Las 7 participantes

MWEZI (Ileana Márquez Glz.)

“Mujeres de la tormenta” de Celia del Palacio ha sido un libro que toca fibras y heridas profundas de nuestra propia historia como mujeres en el mundo. Mirar la realidad a través de los ojos de Mwezi me hizo tener presente como nunca antes, que la lucha por los derechos de las mujeres es un tema prioritario.

La autora, describe a Mwezi como una mujer africana pequeña y menuda pero de una belleza innegable y un espíritu inquebrantable, pensar en cómo su vida acabó tal como la conocía, cómo fue mirada como un objeto que se puede comerciar, cómo es llevada a lo desconocido bajo los designios de los hombres inhumanos y egoístas, me hizo pensar en tantas mujeres que han sido miradas y tratadas de esa forma, que desgraciadamente su “condición” de mujeres las pone en la mira de aquellos que se sienten con el derecho de hacer, de privar y de pensar por ellas y sobre sus vidas.

Que Mwezi diera a luz a una hija en el trayecto de las Canarias hacia al “nuevo mundo” parece por un lado una chispa de la esperanza y el anhelo de vida que subsisten en ella y una razón para mirar hacia adelante a pesar de la incertidumbre aunque por el otro lado, era imaginar el destino cruel de esa pobre criatura ya de por sí, por haber nacido niña y luego por ser hija de una esclava negra.

Cuando aquél marroquí preso de la furia la despoja de lo único preciado que aún tiene, Mwezi se transforma en una fiera iracunda y herida, cuántas mujeres habrán sido despojadas de sus seres queridos, de sus anhelos, de sus derechos, de su dignidad, de su vida. Cuántas habrán luchado como fieras iracundas ante la injusticia y la mirada indiferente de sus autoridades, ¿cuántas como Mwezi o Marisela Escobedo que exigía justicia en Chihuahua por el asesinato de su hija Rubí tendrán que morir en la sombra impasible de la impunidad?

“Condesa de Malibrán”.( Marisela Perusquia Vega)

clip_image006

Ser mujer, en muchas de las etapas de la existencia humana ha llevado consigo un peso que no puede ser valorado de forma material, sino simbólico, aunque sea pocas veces reconocido y hacinado en dirección a los quehaceres del hogar, la educación y las actividades más primitivas ejecutadas por nuestras antepasadas.

Hoy en día, puede romperse con el estereotipo de la mujer servil, la mujer perfecta, para ver cada una de las cualidades que siempre han estado, pero que han permanecido desdibujadas, en tiempos neoliberales ser mujer, ser hombre, es algo que podría no indicar oposición sino contraste, aunque el hombre en el aborde de esta diferencia cualitativa ha caído en el machismo-hembrismo.

clip_image008

“Las mujeres de la tormenta”, una novela de Celia del Palacio (Doctora en historia por la UNAM), la ficción y la realidad se unen, expone cinco historias, con cinco mujeres diferentes, las cuales rompen con las reglas en la época que les tocó vivir, en donde la actividad que las liga “la brujería”, era altamente condenada a muerte; registros reales revelados en los libros de la Santa Inquisición, que muchas veces son conservados como leyendas que pensamos podrían no ser ciertas.

Ser Beatriz, “la condesa de Malibrán”, así mismo amante del pirata Lorencillo, da mucho para contar, una mujer, con una historia de vida nada simple, descendiente de esclavas y esclavos traídos de África, separada de sus padres y familiares, criada por una anciana mulata poseedora de la magia, con quien conoció la crueldad a que son expuestas las mujeres por sus dueños, sus esposos, sus amantes, o contenedora de algún vínculo; en esas raíces se formó Beatriz, lo cual pudo haber dado pauta para la formación de una gran mujer.

Cualidades que la describen: fuerte, decidida, astuta, vengadora, mágica, liberal, en este último adjetivo se puede hacer referencia de forma mental, así como ser consciente de su cuerpo, del ejercicio de su sexualidad, estos dos últimos quizá los más ajenos a las condiciones establecidas por la sociedad, que en ese momento, condenaba cualquier diferencia, sin embargo, para qué regresar tan atrás, esto actualmente sigue sucediendo, como ejemplo, la corrupción de los altos poderes expuesta en la historia.

Las cualidades mencionadas han hecho que la condesa tenga cabida en las historias rescatas por la investigadora, pues aunque la leyenda encontrada en la red denota cierta diferencia, el personaje expuesto en “Las mujeres de la tormenta” fue responsable de parar una verdadera carnicería en la ciudad de Tablas Veracruz con ello se demuestra la capacidad que tiene una mujer, un ser humano, para cambiar la mentalidad de cualquier sujeto social, e incluso de un pirata.

La mulata de Córdoba. (Linda Alejandra Rivera Carmona )

Su orgullo altanero, conlleva a una coquetería que engalana su origen de hechicera, vertiente de un legado ancestral, heredera de un poder sin igual.

Conocer su historia que combina elementos actuales, con prácticas antiguas que, aunado con las otras historias nos lleva de la mano a conocer las memorias encerradas en el mágico Veracruz.

Hermosa, deseada y envidiada, abandonada por su madre, acogida por su nana, maestra del destino, formadora de la bruja.

Nos muestra el poderío y la fuerza monumental que las mujeres poseemos, y como este poderío ha sido sobajado al grado de minimizarlo por cuestiones sexistas, es cuando nos damos cuenta que la desigualdad de género en realidad jamás ha sido erradicado, y es una lucha constante que día a día se lleva a cabo, sin embargo ya no somos concientes de ello, de esta lucha por qué generacionalmente se ha aprendido a vivir con ello, y se ve entonces como una práctica diaria.

Condenada, su delito, su inminente belleza que la hace irresistible así como haber superado a su maestra en las prácticas prohibidas del santo oficio, maltratada, y abandonada en una celda obscura, sin esperanza y en el olvido, escapó en un viaje que pareció ser un sueño, montada en un barco casi imposible de imaginar.

Ella fue la mulata de Córdoba, un espíritu que años siguientes siguió cumpliendo con la misión que le fue asignada, que venía de herederas ancestrales.

Al finalizar estos relatos me ayudaron a reiterar la posición de la existencia de los diferentes problemas sociales a los que nos enfrentamos, la corrupción, la complicidad, sin embargo la posición en que las mujeres podamos tomar, tendrá que ser de armonía y lucha, para tener un lugar respetable, que es el que merecemos, en donde no exista la distinción de género, y podamos convivir armónicamente unos con otros sin necesidad de hacer vejaciones a nuestras personas.

Jacinta (Amanda Belén Díaz Rojas)

Me llamo Jacinta y llegué a Manga de clavo en diciembre de 1838 en compañía de mi madre a servir a la familia de Don Antonio López de Santa Anna. Mi padre murió hace dos años por andar con el patrón defendiendo Texas.

Sirviendo en la casa grande observaba con mucho interés lo que sucedía. Veía a Doña Inés, la esposa del patrón; ella era muy joven y elegante. El patrón era un hombre muy alto de porte gallardo. Mi madre me decía que debía odiarlo porque por su culpa se murió mi padre, que Don Antonio había huido de los gringos dejando a sus soldados, pero ellos, recibieron muchos favores del patrón, como no lo iban a seguir si él les dio tierras, iglesias, cementerios. El patrón es buena persona, pero mi madre dice que no debo enamorarme de él.

Un día, me tarde en terminar mis labores y al regresar a mi jacal comenzó a llover y no pude llegar a él, por lo que tuve que refugiarme en una caballeriza. Estaba yo muy mojada y tenia frío, cuando va siendo mi sorpresa que Don Antonio estaba ahí. De pronto se acercó a mí y me sonrió, me preguntó que cómo me llamaba y comenzó a acariciarme, comenzó a besarme recorriendo todo mi cuerpo. Yo comprendí que esa sensación que sentía cuando lo veía se podía convertir en besos, suaves mordidas, susurros y caricias.

Cuando termino de llover, habíamos terminado ya de poseernos, regresé a mi casa. Cuando llegué, mi mamá al verme se dio cuenta de lo que había pasado, y me dijo que no me enamorara, que don Antonio no dejaría a doña Inés por alguien como yo. Pero sabía que algún día había de quererme.

Pensando en esto, me dirigí con una anciana, Doña Josefa para que hiciera un conjuro. Antes de hacerlo, me pidió unas cosas personales del patrón. Cuando las conseguí, acudí con ella nuevamente. Con un extraño puñal y una letanía, hicimos un conjuro, de pronto, se generó una extraña tormenta.

Fue así como el patrón estuvo mucho tiempo conmigo en las noches. Yo quería otra vida, quería pasear de su brazo, con vestidos y joyas elegantes, yo sabía que si doña Inés moría podía convertirse aquello en realidad. Pero tuvieron que pasar muchas cosas para lograrlo.

Cuando por fin murió, el patrón se casó con otra. Yo sabía que él tenía que pagar.

Jacinta es una mujer decidida, apasionada, que dio todo a aquel hombre del que se enamoró y solo por su condición racial no fue valorada, se sintió traicionada y por ello no dudó en vengarse. Relatar la historia de Jacinta fue como recordar algunos episodios de mi vida, aquellos en que las emociones te hacen hacer cosas que son la desgracia para otros.

Anastacia (Angélica Valdez Espino)

Nací en Coatepec una pequeña población cafetalera en el seno de una familia pudiente. Mi abuelo como muchos comerciantes había llegado de España y fundo una de las tiendas más prosperas de Veracruz, La Azucena estaba en la calle principal. Mi padre siguió la tradición. Crecí entre los carísimos jamones de Westfalia, vinos y licores europeos. A Los 10 años conocí el hambre, las tortillas con mezcla de harina y de plátano, varias noches escuche a mis padres hablar de las deudas que tenían con don Marcelino. En 1931 mi padre falleció de un ataque al corazón. Mi madre no tenía talento para los negocios. Una tarde don Marcelino se acerco a cobrar la deuda. Lo único que hizo mi madre fue romper en llanto y dijo: ¡ayúdeme por favor por amor a dios!.Cuando don Marcelino se retiro me dijo en voz baja, si quieres salvar a tu madre, ven el jueves de la próxima semana a mi despacho es mejor que vayas sola. Hablamos sobre la deuda, acordamos una mensualidad de 10 mil pesos y una casita, mi madre murió y al poco tiempo Don Marcelino, y su hijo mayor me quito todo, trabaje como jornalera en los cafetales, hasta que un día se hizo justicia y Lorenza me ayudó con el conjuro y el puñal y al poco tiempo el hijo menor de Don Marcelino me entrego todo lo mío.

Interpretar Anastasia en lo personal fue una gran satisfacción, debido a que como mujer me identifique con el personaje, todo lo que sufre por ganarse la vida, y tener que venderse para poder tener algo de lo poco que le pertenecía. A mis padres les pasó algo parecido con la devaluación del 1994 donde se le quitaron dos ceros al peso y debido a ello se quedaron sin poder comprar su casa. El personaje de Anastasia me significó mucho ya que para salir adelante tuvo que trabajar como jornalera, claro en un principio con vergüenza y pena, para después reconocerse una de ellas.

Lilia Olavide (Elizabeth Salinas Chávez)

En cuanto comencé al leer el libro me pareció un libro interesante. Atrapó mi atención y no podía apartarme de el. En esta ocasión mi personaje a representar era una intelectual y yo creía que solo era eso, un intelectual más, el argumento de este personaje, dice más o menos así. “Era una profesionista exitosa tengo los suficientes proyectos para mi independencia económica, doy clases en una universidad prestigiosa. Vivía en una ciudad interesante, viajaba con frecuencia, pero me había negado a tener relaciones personales y llena ataduras.” Lilia, era una doctora prestigiosa, de la época actual, a la que la repentina y sospechosa muerte de su madre, cambia su rumbo, tiene que ver que sucedió y que va hacer con su casa y pertenencias.

Me llamó la atención que no era una mujer apegada con su madre, como la mayoría de las mujeres en nuestro país más bien, esta la había abandonado buscando sus sueños. En cuanto a eso Lilia guardaba un profundo rencor y se había negado, ahora que era adulta, a tener una relación cercana a su madre. Se encontró con el trabajo de su madre en una asociación que ayudaba a madres que habían perdido a sus hijas.

También encontró unas libretas azules con tapa azul y un unicornio plateado, que es parte del texto el libro .Cada libreta guarda una historia, distintas mujeres recurren a la magia para solucionar algunos de sus problemas, así como un mítico puñal que aparece en todas las historias.

Indaga sobre la muerte de su madre, busca respuestas y se da cuenta en la burbuja que había vivido, se da cuenta a través del las historias de las mujeres que no encontraría justicia en los hombres. Perdona a su madre después de leer su diario, una parte que me impacta muchísimo es esta “encontré el relato de madres que eran como espectros lastimeros detrás de una esperanza, como habían escuchado sus historias que no estaban escritas en ninguna parte, que no alcanzaron a ocupar espacio ni siquiera en la sección policíaca de los periódicos. A veces -describía Selene- me levantaba y veía su jardín me ponía a llorar -decía mi madre- Le dolía el país, le dolían sus mujeres y sus hombres sin esperanza y sin sueños, le dolía sus dolor que no terminaba de formar palabras, le dolían sus niñas, sus adolescentes. ¿A dónde van las plegarias? Leí con lagrimas en los ojos? ¿A dónde van los poemas los ensalmos? Si pudiera formar con un torbellino y arrasar con todo el horror. Arrasada por el llanto comprendí a mi madre y por primera vez me llene de orgullo por mi madre”. Creo que esta parte habla de cómo mi personaje tomó conciencia a través de un hecho doloroso pero con un poderoso mensaje para todos, bueno en especial para mi. ¿Por qué esperar que suceda algo malo para que seamos conscientes de la situación personal, social?.

Quizá en el caso del libro ese fue el propósito, pero el ser consciente, comprender la situación en la que vivimos, conocer toda la gran diversidad de creencias, de costumbres que hay en este país me permitió identificar y sentirme orgullosa del lugar al que pertenezco ,es la tarea que a mi me toca como ciudadana, persona. Como ser humano.

El libro logró su propósito en mi, ver más allá de lo evidente.

clip_image010

Por supuesto que el puñal emblemático que se reprodujo fue cambiando de manos, hasta llegar nuevamente a las de “Lilia” , posteriormente se dio una ronda de participaciones que enriqueció aún más la participación, ya estoy pensando que en otro momento presentaré Leona, de la misma autora y tan interesante como Las Mujeres de la Tormenta.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ambar amarillo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Presentación de Las mujeres de la Tormenta: !toda una experiencia!

  1. Anónimo dijo:

    soy Jazmín del SABES Sta teresa,me gusto mucho por todo lo que redacta este articulo para mi esta muy bien redactado,te hacer ser feliz por la grandeza de ser mujer…

  2. . . dijo:

    Queridísima Maestra, la felicito por seguir moviendo conciencias, por tocar temas importantes y profundos solo tengo una queja muy, muy sentida, ¿por qué no me invitó?.
    Le mando un abrazo enorme, mis mejores deseos y todo mi cariño, para la próxima acuérdese de mi, la admiro en serio.
    Martha

    • ambaramarillo dijo:

      Apreciada Martha: Tienes razn, a pesar de trabajar en la misma institucin no logramos un contacto ms directo por diversas razones, as que te invito porque en la jornada cultural presentaremos dos obras ms de Celia del Palacio, una ser Leona, en una mesa redonda en la que tres docentes abordaremos la obra desde la historia, de los aspectos genenricos y los culturales y en cuanto a Adictas a la Insurgencia ser un performans, si te interesa ponerte en contacto inmediato con Miriam Zepeda pues ella lo va a coordinar. En cuanto al aprecio sabes que es mutuo y eres muy bien correspondida.

      > Date: Sat, 6 Apr 2013 14:04:09 +0000 > To: ambaramarillo@hotmail.com >

  3. AXEL H. N. dijo:

    PUES ES UN PLACER LEER, Y SOBRE TODO ESTE TIPO DE LECTURAS QUE TE METEN EN LA HISTORIA ES UN VERDADERO MANJAR DE IMÁGENES. SOLO UNA DUDA, EN LA INTRODUCCIÓN, HACE ALUSIÓN A UNA ESCRITORA (PERIODISTA) LA MENCIONAN COMO LILIA CACHO, DE CASUALIDAD NO ES LYDIA CACHO?

    • ambaramarillo dijo:

      Si Axel y que bueno que nos haces notar el error, toodas lemos el texto y nadie se dio cuenta. Por supuesto que Lidya Cacho es un referente fundamental para conocer a fondo la situacin de la trata de mujeres y redes de pederastas, pedfilos y precisamente ese trabajo valiente, de denuncia, es lo que le ha acarreado problemas muy fuertes.

      > Date: Wed, 26 Dec 2012 22:31:21 +0000 > To: ambaramarillo@hotmail.com >

  4. ambaramarillo@hotmail.com dijo:

    Pues para todas las que participamos fue una gran experiencia didáctica, humana, genérica y creo que si logramos impactar a quienes nos escucharon, en especial a otras mujeres y a pesar de que el trabajo de género no gusta a muchos hombres, de los compañeros que asistieron al evento recibimos muy buena crítica y otros lo hicieron días despúes.
    Incluso uno de ellos nos comentó que sería bueno que hicieramos esta presaentación en diversos foros académicos, ya veremos.

  5. Vida dijo:

    Te felicito por la creatividad y la innovación pedagógica para el análisis literario e histórico y al mismo tiempo transformar conciencias!!!! Eso es ser una MAESTRA y no pedazos!!!! 😀 Ya te tengo como referente de vida y de enseñanza 🙂 besos variopintos de mujer a mujer

  6. angie dijo:

    jijijij no puse que soy yo…..

  7. Anónimo dijo:

    Maestra! sabe que es un placer trabajar con usted llevo 3 años de conocerla y el aprendizaje es muy significativo para mi, una vez más estoy presente en su trabajo. El presentar el libro es una satisfacción enorme. Se demuestra que las mujeres valemos mucho y que el trabajo sea poco o mucho es un granito para desterrar esos prejuicios que se tiene hacia nosotaras. Mujeres de la tormenta un placer compartir con ustedes esta noble experiencia.

  8. Amanda dijo:

    “las mujeres de la tormenta” un libro que te hace sentir más feliz por la grandeza de ser mujer,,, y de saber todo el poder que ocultan nuestras palabras, pensamientos y sentimientos.

  9. eli dijo:

    un honor poder ser parte de este proyecto felicidades a todas las mujeres de la tormenta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s