Portobelo, la sorpresa!

Originalmente Portobelo no estaba en la ruta que decidimos recorrer en nuestro viaje a Panamá, sin embargo al ver el guía que no sería fácil “emocionarme” con lo que habíamos visitado, decidió llevarnos de Colón al puerto arriba citado, el recorrido fue plano, por un lado exuberante vegetación, del otro lado el mar.

image

clip_image004

Casa-fuerte Santiago siglo XVIII.

De este lugar no tenía información y con lo primero que nos encontramos fue con este fuerte, si existía este y se vislumbraban otros a lo largo de la población, esto significaba que el lugar había sido muy importante y revisando posteriormente el Ensayo Político del Reino de la Nueva España encontré que Humboldt escribió que: En Portobelo en donde reinan las calenturas biliosas remitente y apenas son perceptibles las mareas, nacen las emanaciones pútridas de la fuerza de la misma vegetación. Todavía hace pocos años que los bosques, de que está cubierto lo interior del istmo, llegaban hasta las puertas de la ciudad y los monos entraban a bandadas en los jardines de Portobelo a comerse la fruta…

En cambio en la actualidad lo que se ve frente a este fuerte, es un plácido y bello mar así como innumerables y ricas construcciones que son casas de descanso de acaudalados dueños.

clip_image006

Fue en esta aparentemente tranquila bahía a donde llegaban los navíos que debería conducir todas las riquezas extraídas del reino del Perú hacia España, entre ellos estaban los metales preciosos, algodón, azúcar, añil, palo de Brasil, quina de la Nueva Granada, bálsamo de Tolú e ipecacuana y a donde llegaban diversos productos para venta en sus famosísimas ferias.

Más tarde llegamos al centro de la población y encontramos otro indicio inequívoco del rango de la ciudad, la enorme y restaurada aduana o Real contaduría, edificio en que se albergaron los administradores reales para llevar meticuloso recuento de las mercancías que salían y las que llegaban.

clip_image008

clip_image010

clip_image012

Aduana o Real Contaduría Siglo XVIII.

Dada la importancia económica y estratégica del lugar, fue lógico que varias veces fuera tomado por piratas y ahora este edificio alberga un pequeño museo que tiene que ver con esta actividad de corsarios ingleses y holandeses principalmente.

clip_image014

Hospital e iglesia San Juan de Dios siglo XVI.

A pocos pasos de la aduana se localiza este hospital e iglesia que debió ser la primera construcción de la ciudad para albergar al grupo inicial de evangelizadores, como se puede observar es una nave cubierta con techo a dos aguas, cubierta con ladrillo y una portada sumamente sobria. El edificio ha sido restaurado y se le han realizado algunas modificaciones.

Por si alguna dura quedara de la importancia y antigüedad de la población, encontré que la imagen más venerada de toda Panamá es este cristo negro al que acuden muchas personas para pedir los ayuden en casos de suma gravedad. Dicen que es muy milagroso y por ello se realizan peregrinaciones, danzas y otra serie de actividades, para quienes como yo, conocemos de cerca la religiosidad de quienes peregrinan a Esquipulas, Chalma y otros santuarios mexicanos en los que hay esculturas similares, no nos extraño encontrar, en un día normal, a gran número de asistentes al templo con el fin de visitar al Señor o Cristo de Portobelo.

clip_image016

Saliendo del templo hay una construcción semi fija en la que se expenden diversos productos elaborados en el país, a lo que se llamaríamos artesanías, para mi lo más atractivo es la elaboración de estas molas elaboradas por las hábiles manos de las mujeres de uno de los grupos indígenas que existen en Panamá. Como puede observase son de un gran colorido y abigarramiento.

clip_image018

Molas.

clip_image020

Fuerte San Jerónimo

Este otro fuerte cierra, por así decirlo, la serie de fortificaciones que pretendían dar seguridad a la población ante ataques de los piratas que como comenté antes, no siempre pudieron librar de la mejor manera.

Otro aspecto que llamó poderosamente mi atención fueron los viejos autobuses totalmente pintados con escenas disímbolas, desde imágenes religiosas, pasando por Bob Marley hasta personajes populares. Pensé que el fenómeno de los diablos rojos sólo se daba en la ciudad de Panamá pero no fue así, también en otros lugares, Portobelo uno de ellos.

clip_image022

Los diablos rojos.

Esta entrada fue publicada en ambar amarillo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Portobelo, la sorpresa!

  1. Anónimo dijo:

    SABES SANTA TERESA ELIZABETH.
    ESTE TEXTO ME LLAMO LA ATENCION POR SUS IMAGENES Y SUS ASRTES MANUALES.

    • Anónimo dijo:

      soy la alumna BetY bachillerato sabes santa teresa de Guanajuato y este art. me gusto mucho sobre todo x sus imágenes las diferentes culturas q se muestran ahí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s