Pitayas, Moquitos y mi cactus citadino.

Las cactáceas han sido parte de mis intereses, sobretodo por la belleza de sus flores, no porque tuviera un conocimiento más profundo acerca de sus características.

Así que cuando el doctor Adolfo Rodríguez Canto se comunicó conmigo para enviarme su bellísimo libro acerca de Las Pitahayas en las artes plásticas, me di a la tarea de conocer diversas especies, no sólo para fotografiarlas sino para aprender más acerca de ellas.

El estado de Querétaro tiene una parte importante de su territorio en zona semidesértica y por ello las cactáceas y en especial las especies columnares son abundantes, así que realicé viajes a diversos lugares, en especial al municipio de Tolimán para verlas en plena floración y además ya con frutos listos para cosechar. A manera de muestra coloco a continuación algunas imágenes.

clip_image002

clip_image004

clip_image006

clip_image008

Antes de ir a Tolimán yo había visto cerca de la universidad en que trabajo, un órgano que el personal de jardines del municipio había plantado junto a una gasolinera. Esta sembrado en un especio pequeño pero se ve que eso no ha sido impedimento para que pueda desarrollarse muy bien.

Cuando lo visité tenía ya unos pequeños frutos, tomé las fotografías que están a continuación y después me di cuenta de que estaban escurriendo pequeñas gotas blanquecinas.

clip_image010

clip_image012

clip_image014

Es por esta razón que en algunos lugares les llaman moquitos, decidí convertir a este cactus citadino en mi objeto de observación para hacer un estudio de caso, ja, ja,ja.

Lo que he logrado investigar a partir de ese momento es que, en comunidades limítrofes Querétaro-Guanajuato les llaman chupas o chuparrosas, hace años era una de las actividades matutinas más reconfortantes para los pequeños quienes se organizaban en grupos amplios o pandillas para ir a “chupar” la miel que secretan las flores y que sólo abren por las mañanas.

Comentan que la miel es muy rica y que cuando lograban recolectar una buena cantidad, sus mamás las untaban en el pan, a manera de mermelada. El problema es que ahora hay muy pocos ejemplares de estas cactáceas.

Otra información me la dio Elizabeth Salinas quien me comentó que “cuando era pequeña fui al cerro con mi tía. Estábamos en la sombra de un mezquite, ahí a un lado estaba un órgano. Mi ti me dijo, cómetelo y empecé a chuparlo… su sabor era dulce y también un tanto amargo; es fresco, agradable. Le dije a mi tía que era como una mielecita…” Esto fue en Tecozautla Hidalgo que también está cerca del estado de Querétaro.

Además de la “miel” fueron elementos constructivos muy importantes, me comentaba una señora de san Miguél Tolimán, que cuando su papá construyó su casa, usaron los cactos secos para techar las cocinas de humo y que los colocaban de tal manera que embonaban a la perfección y no había escurrimiento de agua.

Parece que el nombre científico es pachycerus marginatus o marginatocereus marginatus, el compromiso es continuar con la observación y el acopio de datos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ambar amarillo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Pitayas, Moquitos y mi cactus citadino.

  1. SOY JOHAN DE JESUS ZAARATEN DIAZ BACHILLERATO SABES SANTA TERESA
    OPUES EL TEMA ME GUSTO PORQUE COMO LES PUEDE SALIR UN FRUTO A UN CACTUS Y OI SOLO SABIA DE LAS TUNAS PERO HE VISOT QUE SI LA TIENEN

  2. sheshenia dijo:

    que chidos estan los caPTUS

  3. aide barrientos dijo:

    soy jose Antonio campos gutierrez de el bachillerato sabes santa teresa este tema me gusto por que me interesa lo que dice en cada uno de los párrafos es muy buena información.

  4. ambaramarillo@hotmail.com dijo:

    Si bien cada persona interpreta desde su muy personal perspectiva su alrededor, concuerdo contigo en que las catáceas son una verdadera muestra de lucha, de pujanza por florecer,reproducirse y existir en medios muy hostíles. En una ocasión de viaje por la sierra Gorda guanajuatense, en la zona de Victoria, hay un tramo carretero en que unicamente hay rocas enormes, con una gran cantidad de formas caprichosas, las veía cuando de pronto encuentro que de ellas, casi como un milagro, hay diversas catáceas, eso me emocióno mucho por su simbolismo, para mí, y está árdua lucha por la vida me hizo escribir el primer poema! ahora no se en donde está pero el recuerdo pervive.

  5. Gaby Morales dijo:

    Que belleza!!! las cactáceas son las plantitas más bellas por que aun en contra de la naturaleza dan flores y frutos 😀 creo que soy MUY cacto 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s