Pablo Neruda, Il Postino, Antonio, Skármeta y la Ardiente paciencia.

Para mi generación Pablo Neruda fue un ser muy significativo, no sólo por su extensa obra poética sino por su asidua lucha por lograr la transformación de las relaciones desiguales entre países y entre las burguesías nacionales con respecto al resto de la población.

El primer texto que leí fue 20 poemas de Amor y una canción desesperada, me lo regaló un estudiante como yo, que en su afán de conquistarme buscó una alternativa para lograr un acercamiento. Lo leí, me gustó, pero no fue motivo para aceptar al interesado.

Poco tiempo después leí, por primera vez, Confieso que he vivido, alucinante, aleccionador, creo que es uno de los libros más amados por mí porque con su lectura yo aprendí que estar vivo, que VIVIR, así con mayúsculas era posible, y que si la felicidad existe es cuando se logra hacer lo que él, ser consecuente entre lo que se piensa y se hace, a pesar de las consecuencias.

Hay un pasaje cuando el comenta que tuvo que salir al exilio pues era buscado por todas parte, que en ese atravesar por las zonas más difíciles el conoció a un rico maderero, al principio desconfió de él pero poco a poco el hombre se lo fue ganando y así, cito textual “ Nuestra amistad siguió por mucho tiempo. Entre sus cualidades se contaba con una franqueza irreductible de hombre acostumbrado a tener la sartén por el mango. Pero también sabía leer mi poesía en forma extraordinaria, con una entonación tan inteligente y varonil que mis propios versos me parecían nacer de nuevo.

Volvió Rodríguez a la capital, a sus empresas. Tuvo un último gesto. Llamó a uno de sus subordinados junto a mí, y con su característica voz de mando dijo:

-Si el señor Legarreta, de aquí a una semana, tiene impedimentos para salir a la Argentina por el paso de los contrabandistas, ustedes abrirán otro camino que llegue a la frontera. Pararán todos los trabajos de la madera y se pondrán todos a abrir ese camino. Estas son mis órdenes.

Legarreta era mi nombre en ese momento.

… En lo que a mis respecta, sigo a su lado, sin que se pueda borrar de mi memoria. Pepe Rodríguez fue para mí un pequeño emperador que ordenó abrir sesenta kilómetros de camino en la selva virgen para que un poeta alcanzara la libertad”.

Después leí Para nacer he nacido, Residencia en la tierra, Canto General, de cada uno fui retomando partes que hacía mías, era además el momento del arribo al poder de la Unidad Popular encabezada por Allende, su poesía, en especial el Canto General era, de alguna manera, un recuento de nuestros grandes héroes americanos, desde los prehispánicos hasta los contemporáneos, también un recuento de nuestros grandes problemas y de los enemigos abiertos y encubiertos, aún recuerdo la emoción cuando leí el final:

TERMINO AQUÍ

(1949)

Este libro termina aquí. Ha nacido

de la ira, como una brasa, como los territorios

de bosques incendiados, y deseo

que continúe como un árbol rojo

propagando su clara quemadura.

Pero no sólo cólera en sus ramas

encontraste; no sólo sus raíces

buscaron el dolor, sino la fuerza,

y fuerza soy de piedra pensativa.

alegría de manos congregadas.

Por fin, soy libre adentro de los seres.

Entre los seres, como el aire vivo,

y de la soledad acorralada

salgo a la multitud de los combates,

libre porque en mi mano va tu mano,

conquistando alegrías indomables.

Libro común de un hombre, pan abierto

en esta geografía de mi canto,

y una comunidad de labradores

alguna vez recogerá su fuego,

y sembrará sus llamas y sus hojas,

otras vez en la nave de la tierra.

Y nacerá de nuevo esta palabra,

tal vez en otro tiempo sin dolores,

sin las impuras hebras que adhirieron

negras vegetaciones en mi canto,

y otra vez en la altura estará ardiendo

mi corazón quemante y estrellado.

Así termina este libro, aquí dejo

mi Canto general escrito

en la persecución, cantando bajo

las alas clandestinas de mi patria.

Por supuesto que tanto su prosa como su poesía me emocionaba y no sólo la de temas políticos, también la amorosa y la erótica, por ello cuando se estrenó Il Postino y supe de manera general de que trataba, decidí verla, para mí, es una de las mejores películas que he visto, y que si he visto un buen número!

Las actuaciones me encantaron, la música es inolvidable, y los diálogos, ahora se, siguieron de manera textual partes del libro de Skármeta, seguí con suma atención las diversas partes de la película y en las escenas en que se presenta lo relacionado con el golpe militar en contra de Salvador Allende, no pude más y empecé a llorar, lo que sólo me sucede cuando soy tocada de manera profunda, ya sea por algo muy bello (paisaje, música, pintura) por un sentimiento trascendente (amor, dolor, recuerdo) o todo junto, en este caso recordar que precisamente ese día concebí a mi hijo mayor que fue un niño muy deseado, amado y planeado de mi parte.

Agrego dos videos acerca de la película con el objeto de que se interesen por verla.

Para redondear mi admiración por la obra de Neruda, en estos días leí el texto La ardiente paciencia que hace tiempo compré pero que no había leído y me llamó la atención precisamente porque en una poesía que regalo a mis alumnos dice en un renglón: solo la ardiente paciencia nos hará conquistar una esplendida felicidad.

En el libro de Skármeta se deja constancia del discurso de Neruda cuando recibió el premio Nobel “ Hoy hace cien años exactos, un pobre y espléndido poeta, el más atroz de los desesperados, escribió esta profecía: “ A l´aurore, armés d’ une ardente patience, nous entraron aux splendides villes”. “Al amanecer, armados de una ardiente paciencia, entraremos en las espléndidas ciudades”.

“ Yo creo el la profecía de Rimbaud, el vidente. Yo vengo de una oscura provincia, de un país separado de los otros por la tajante geografía. Fui el más abandonado de los poetas y mi poesía fue regional, dolorosa y lluviosa. Pero tuve siempre confianza en el hombre. No perdí jamás la esperanza, por ello he llegado hasta aquí con mi poesía y mi bandera.

“ En conclusión, debo decir a los hombres de buena voluntad, a los trabajadores, a los poetas, que el entero porvenir fue expresado en esta frase de Rimbaud: sólo con una ardiente paciencia conquistaremos la espléndida ciudad que dará luz, justicia y dignidad a todos los hombres. “Así la poesía no habrá cantado en vano”.

La conmoción volvió, es innegable y en cuantas ocasiones lo lea, en cuantas obras se hable, se escriba, se actúe lo que Neruda escribió, mis lágrimas emocionadas, afloraran sin rubor, como manifestación de mis más profundos sentimientos y el reconocimiento a la inmensa creación nerudiana.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ambar amarillo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Pablo Neruda, Il Postino, Antonio, Skármeta y la Ardiente paciencia.

  1. De que bachillerato eres alumna Natalia? me gustaría saber.

  2. natalia salinas meza dijo:

    soy alumno del bachillerato sabes me intereso esta pagina para saber las riquezas en la cultura de esta zona

  3. gustavo torres dijo:

    esta pagina me gusto mucho por su información y sus imagenes

  4. maria guanalupe dijo:

    esta pagina me gusto mucho por sus imágenes

  5. Anónimo dijo:

    Que bueno, pues ambos dejan infinidad de conocimientos.

  6. Gaby Morales dijo:

    DE mis pelis y autores favoritos 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s